Nacionalsocialismo

lunes, 4 de julio de 2011

Yukio Mishima





Yukio Mishima, el seudónimo de Kimitake Hiraoka (14 de enero de 1925 - 25 de noviembre de 1970), fue un novelista y dramaturgo japonés, cuyo tema central es la dicotomía entre valores tradicionales japoneses y la esterilidad espiritual de la vida contemporánea.

Mishima es el escritor japonés más conocido entre los lectores Occidentales.Generacionalmente es considerado parte de la “segunda generación“ de escritores de posguerra, junto con Kobo Abe. Un hombre de disciplina y gran energía, por lo general escribía de la medianoche hasta el alba y en su vida escribió más de 100 obras, incluyendo novelas, historias cortas, obras tradicionales de los japoneses No y Kabuki, y guiones.

Nacido en Tokio, al estar enfermo de tuberculosis no pudo cumplir el servicio militar durante la segunda Guerra Mundial y en su lugar trabajó en una fábrica de aviones. Su alivio al final de la guerra se convirtió en culpa en haber sobrevivido. Después de la guerra estudió derecho y durante un tiempo corto fue empleado en el ministerio de Finanzas.

La primera novela de Mishima, las Confesiones de una Máscara (1948) son en parte autobiográficas, fue aclamada extensamente y permitió a su autor dedicarse a la escritura a jornada completa. El Templo del Pabellón De oro (1956) retrata a un jóven obsesionado con la religión y con la belleza; el Marinero Quien Se cayó de la Gracia con el Mar (1963) es un cuento de celosía adolescente; y su tetralogía el Mar de Fertilidad (1970), que incluye Nieve De primavera, Caballos Fugitivos, el Templo de Alba, y la Descomposición de Angel(esta última editada póstumamente), trata sobre la transformación de Japón en una sociedad moderna pero estéril.

Fiel al espíritu del samurai, Mishima se preocupó profundamente por los cambios de la forma de vida tradicional japonesa por la modernización Occidental. Este tema dominó sus escrituras. Su trabajo compara Japón moderno al paisaje estéril de la luna.

Mishima detestó la vida sedentaria de la mayor parte de escritores. En un esfuerzo para reanimar la tradición samurai él organizó el Tatenokai (la Sociedad de Escudo), una hermandad paramilitar que acentúa la salud física y las artes marciales. Mishima intentó reunir a su gente para combatir el daño que se estaba haciendo a la sociedad japonesa por fuerzas ajenas como el liberalismo y el consumismo.

Una figura ostentosa en vida, Mishima se hizo una leyenda después de su suicidio ritual.El 25 de noviembre de 1970, Mishima y cuatro miembros de la Tatenokai visitaron con un pretexto al comandante del Campamento Ichigaya, el cuartel general de Tokio del Comando Oriental de las Fuerzas de Autodefensa de Japón. Una vez dentro, procedieron a cercar con barricadas el despacho y ataron al comandante a su silla. Con un manifiesto preparado y pancartas que enumeraban sus peticiones, Mishima salió al balcón para dirigirse a los soldados reunidos abajo. Su discurso pretendía inspirarlos para que se alzaran, dieran un golpe de estado y devolvieran al Emperador a su legítimo lugar. Solo consiguió molestarlos y que le abuchearan y se mofaran de él. Como no fue capaz de hacerse oír, acabó con el discurso tras solo unos pocos minutos. Regresó a la oficina del comandante y cometió seppuku. La costumbre de la decapitación al final de este ritual le fue asignada a Masakatsu Morita, miembro de la Tatenokai.

Otros elementos tradicionales del suicidio ritual fueron la composición de jisei, (un poema compuesto por uno mismo cuando se acerca la hora de su propia muerte), antes de su entrada en el cuartel general.

Su muerte fue considerada como su protesta final contra la decadencia moderna japonesa.

Israel contempla anexase territorios de Cisjordania

Israel analiza anexarse importantes bloques de asentamientos en Cisjordania si los palestinos buscan unilateralmente el reconocimiento mundial de un estado, dijo el martes un funcionario israelí, una medida que asestaría un duro golpe a toda perspectiva de paz con los palestinos.

Israel se ha abstenido de tomar esa medida durante décadas por su carácter explosivo. El hecho de que contemple hacerlo ahora refleja su preocupación con la campaña palestina por buscar el reconocimiento internacional de un estado en ausencia de un acuerdo de paz, reseñó AP.

Los palestinos lanzaron esa campaña después que fracasaron las gestiones de paz debido a la construcción israelí en los asentamientos en Cisjordania.
El martes, el ministerio del Interior dijo que decidirá el mes próximo si dar aprobación a la construcción de 1.500 departamentos en dos enclaves judíos en Jerusalén oriental. Israel capturó Jerusalén y Cisjordania en 1967.
Israel se anexó Jerusalén oriental, donde hay lugares sagrados para judíos, musulmanes y cristianos, pero evitó anexarse Cisjordania, donde 300.000 colonos viven entre dos millones y medio de palestinos.
Aunque se descuenta que, bajo cualquier acuerdo de paz, Israel se aferrará a los principales asentamientos que construyó en los últimos 44 años, toda decisión de anexarse formalmente territorios de Cisjordania sería una medida que podría aumentar el considerable aislamiento internacional de Israel. Los palestinos reclaman toda Cisjordania y Jerusalén oriental, además de la Franja de Gaza, para un eventual futuro estado.
El funcionario del gobierno que reveló la posible anexión dijo no saber con qué seriedad las autoridades consideran la opción, pero dijo que "adoptar medidas unilaterales no es una vía de una sola mano'' y agregó que también se pensaba en otras opciones.
Una sería restringir los suministros de agua más allá de las cantidades convenidas y restringir el uso palestino de puertos israelíes para transacciones comerciales, agregó.
Nimr Hamad, asistente del presidente palestino Mahmud Abbas, dijo que "estas amenazas no son nada nuevo, pero continuamos (nuestra campaña) y estamos convencidos de que nuestra posición es la correcta''.

USURA




Usura es un término que se utiliza para designar el cobro de tipos de interés desmesurados o excesivamente altos -por encima del índice legal o socialmente aceptado- sobre los préstamos, otorgado por una persona u organización a quienes se llamaría usureros. Parte de aceptar que las rentas y los intereses son generadores de riqueza (real y justa) por encima del trabajo o la habilidad e ingenio para producir, es por tanto una manifestación de los principios del capitalismo.


El judaísmo

La crítica de la usura en el judaísmo tiene sus raíces en varios pasajes del Antiguo Testamento, que afirman que tomar a interés es prohibido, desalentado o despreciado. Pero la realidad nos muestra otra cosa.

En hebreo, la palabra para interés es neshekh -aunque en el Levítico también son usadas tarbit y marbit- que, literalmente, significa "mordida" y se cree que refiere a la exacción de interés desde el punto de vista del deudor. En el Éxodo y el Levítico se aplica exclusivamente a préstamos a los pobres y desvalidos. En el Deuteronomio la prohibición se extiende a todos los préstamos, excluyendo el trato comercial con "extranjeros". Quiere decir que se acepta la usura cuando se realiza encima de los no-judíos.

El Talmud recoge varias extensiones de las prohibiciones del interés, conocidas como avak ribbit -literalmente "el polvo del interés"-, aplicado a cierto tipo de ventas, rentas o contratos de trabajo. Se distingue del rubbit kezuzah, tasa de interés adecuado acordada entre el prestamista y el prestatario.

A pesar de la prohibición, esta regla no parece haber sido observada en tiempos bíblicos. Además de que en el Antiguo Testamento se encuentra varias referencias a prestamistas que son implacables en el cobro del interés, en el Papiro Elefantino figura que entre los judíos de Egipto del siglo V a.C. se asume que el interés sería cargado a los préstamos, lo que sugiere que el cobro de intereses no sería una violación de la ley, sino como una trasgresión moral.

Con el tiempo se estableció un forma estándar de legalización del cobro de intereses, conocida como hetter iska, que se refiriere al permiso para formar sociedades. Esto se ha hecho tan corriente que hoy en día todas las transacciones que incorporan el pago de intereses se hacen abiertamente de acuerdo con la ley judía, simplemente agregando al contrato las palabras al-pi hetter iskah.

martes, 31 de mayo de 2011

Salvador Borrego


Salvador Borrego Escalante nació en la Ciudad de México el 24 de abril de 1915. Es un periodista y escritor mexicano. Fue director técnico de 37 periódicos y director fundador de varios de ellos. Ha publicado más de 40 libros en campos como Historia militar, Política, Economía, Sociología, Periodismo, Filosofía y Religión, algunos de los cuales han recibido fuertes críticas, acusado de presunto antisemitismo debido a que coloca a los capitales e ideología judía internacional como los causantes de la Segunda Guerra Mundial. Junto a Joaquín Bochaca, es considerado como uno de los primeros representantes del revisionismo histórico de habla hispana.


Carrera

Salvador Borrego estudió licenciatura en Derecho, Historia, Filosofía, Economía. Cursó estudios de Sociología, Historia, Economía y Periodismo y durante su juventud realizó estudios militares.

Trabajó de 1936 a 1965 como reportero, secretario de redacción y jefe de redacción en los diarios mexicanos Excélsior y Últimas Noticias. Fue asesor, fundador de El Sol de Guadalajara, El Sol de México, El Sol de San Luis Potosí, El Sol de Durango, El Sol de Aguascalientes; reorganizador de varias publicaciones y, jefe de la redacción central (1965-1974) de la Cadena "García Valseca" (37 periódicos). Fundador (1949) y director (1949-1955) de la Academia Teórico-Práctica de Periodismo "García Valseca". Profesor de Periodismo en la Universidad Femenina de México. Presidente honorario de "Mexicanos Defraudados, A.C." Escribió también artículos mensuales en "La Hoja de Combate" durante 32 años.



Simpatizante del nacionalsocialismo

Según varias entrevistas realizadas por grupos nacionalsocialistas, comenzó a simpatizar con el nacionalsocialismo a partir de 1937, después de observar personalmente una manipulación propagandística de la información de prensa con el fin de desorientar al lector. En esas fechas el periodista trabajaba en el diario "Excélsior" donde, según su testimonio, pudo ver, desde adentro, un manejo parcial de la información de los sucesos sobre el Tercer Reich favoreciendo a los aliados. Afirma que siguió el curso de los acontecimientos día a día desde antes de que la guerra empezara, y que cada vez le pareció más evidente que había contradicciones entre los planteamientos de uno y otro bando.

En una de las entrevistas, Borrego afirma que en México se había formado un grupo de anunciantes encabezado por un hombre llamado Jacques Sustel, los cuales advirtieron con retirar la publicidad de la Casa Excelsior, por presuntamente favorecer a los nazis. Últimas noticias fue la primera en retirarse tal publicidad, por ser el diario que publicaba primero los sucesos de Europa. El director del periódico de aquel entonces, Miguel Ordorica y fundador de Últimas noticias, le pidió al señor Sustel que pasara a la redacción toda una mañana para que examinara por sí mismo cómo se hacía el diario. Sustel aceptó, consecuentemente se le fueron mostrando los mensajes que llegaban de la Asociated Press con sede en Nueva York.

El señor Ordorica le dijo al señor Sustel: "Usted en su almacén comercial exhibe en sus aparadores la mercancía que más llama la atención de sus compradores. Nosotros en el periódico hacemos lo mismo. Las noticias más importantes van en primera plana, si lo merecen incluso se ponen a ocho columnas", y agregó: "La guerra no se gana en México, sino en Europa". Se sabe que el grupo de anunciantes logró cancelar la publicidad del periódico. El director Ordorica, fue retirado de su puesto.


Vínculos internacionales

Salvador Borrego tiene contacto con los líderes nacionalsocialistas de otras partes del mundo tal como lo demuestra la carta que recibió de Otto Skorzeny, las conferencias a la par de Pedro Varela y los prólogos que ha escrito a libros de editoriales NS de Iberoamérica.


Obras

Sus obras guardan correspondencia, y algunos títulos son complementos de otros anteriores. Esta proposición de encadenamiento entre los libros de Borrego conduce a proponer sus libros conforman 4 apartados con los cuales es más fácil estudiar su obra. El propio Salvador Borrego secciona su obra de la siguiente manera


Estudios sobre política mundial

Tienen como origen el libro Derrota Mundial. El tema de la Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias siguen siendo analizados.

Derrota Mundial (1953), 630 páginas. Con 51 ediciones. Obra capital del autor, centrada en los orígenes, desarrollo y consecuencias de la Segunda Guerra Mundial, prologada desde la segunda edición por el ilustre filósofo mexicano José Vasconcelos, de quien se conocía su interés y simpatía por la Alemania de Hitler, en dicho prólogo escribió: "Es uno de los libros más importantes que se hayan publicado en América".


Infiltración Mundial (1968)
Batallas Metafísicas (1976)
Soy la Revolución Neoliberalizada (1989)
Diálogos (1990)
Psicología-Guerra y la Nueva Era 2000 (1994)
Waffen SS: ¿Criminales o Soldados? (2001)
Guerra submarina (2003, Crónica sobre la Batalla del Atlántico)
Luftwaffe. Caballeros del aire (2004)
Semblanza. Pintor, Soldado, Fuehrer (2005, Biografía de Adolf Hitler)
Revolución en marcha (2009)
Alemania pudo vencer (2009)

Investigaciones sobre México


América Peligra (1964)
México Futuro (1972)
México Cautivo (1976)
Juventud 1977-2016 (1977)
Metas Políticas (1983)
Dogmas y Crisis (1985)
Pueblos Cautivos (1987, En lengua inglesa: Puzzling Neighbors: A Historical Guide to Understand Modern Mexico)
Años Decisivos: 1993-2003 (1988)
Acción Gradual, (1989)
Panorama (1998)
Juventud Traicionada
Disolución Social (2000)
2001-2006. Lo que se Puede Esperar (2000)
Energía en Movimiento es Acción (2001, Novela política)
A dónde nos quieren llevar (2002)
Imperialismo y Teología (2003)
Desilusión traumática (2004)
Democracia asfixiante (2005. Crítica y análisis sobre la democracia en México y en China principalmente)
Calderón: 2006-2012. Lo que se puede esperar, (Especulaciones sobre el futuro del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa)
México Traicionado (2008)
La cúpula gubernamental va haciendo trizas a México (2010)
México en guerra ajena (2011)


Economía
Estudios sobre economía mundial y consecuentemente nacional.

Inflación Empobrecedora. Deflación Empobrecedora. Tenazas del Supracapitalismo (1980)
Arma Económica (1984)
¿Qué pasa con EE. UU.? (1985)
Economía Destructora, (1995, Crítica y análisis sobre la Economía actual)
Neoliberalismo: Lo que es realmente, (1995)
La Cruz y la Espada (1998)
Un Posible Fin de la Crisis (1997)
Globalización (Libro) (2007. Crítica y análisis sobre la tendencia neoliberalista hacia la Globalización)


Investigaciones sobre temas individuales

Son libros inconexos entre sí y que corresponden a temas únicos

Periodismo Trascendente (1951, Texto usado en escuelas de periodismo)
Cómo García Valseca Fundó y Perdió 37 Periódicos y Cómo Eugenio Garza Sada Trató de Rescatarlos y Perdió la Vida (1984)
Yatrogenia: Daño causado por el médico (1991), 131 páginas.
Reflexiones: 38 Voces del Sentido Común (1994), 153 páginas.
Síntesis (2010)
En paréntesis los años de las primeras ediciones. Las ediciones de sus libros contabilizaban 177 hasta el 8 de febrero de 2001.


Colaboraciones

Distintas editoriales y autores afines al Nacionalsocialismo o revisionismo histórico le han pedido a Salvador Borrego que escriba en los prólogos de sus libros o colabore en la realización de un capítulo.

Breve semblanza de Miguel Ordorica - M. A. Jasso
Lo que en verdad es el nacional socialismo - Varios autores
El hombre SS y la herencia de sangre - Heinrich Himmler
El obispo Williamson y el otro negacionismo - Varios autores
Muerte en Berlín. Historia de las SS francesas - Jean Mabire
Los cristeros. Vistos por el Coronel SS Léon Degrelle - Léon Degrelle V.A.
La conspiración contra Iberoamérica - Rogelio Gonzalez O.
Economía de éxito - Gottfried Feder


Conferencias

A pesar de su casi centenaria edad, Salvador Borrego ha realizado varias conferencias y presentaciones de libros en los últimos años en varias partes de México.

Conmemoración del 122° aniversario del natalicio de Adolf hitler. 20 de abril de 2011. Librería Cuib, Ciudad de México.
Los peligros para la familia en el México del siglo XXI. 30 de marzo de 2011[1]

Presentación del libro "México en guerra ajena". 12 de febrero de 2011[2]

Revolución ¿Mexicana Antes, después y ahora. 4 de diciembre de 2010

Presentación del libro "Al servicio del enemigo" del escritor Luis Reed. 6 de noviembre de 2010[3]

Mexicanidad: en el marco del bicentenario, y situación actual. 2 de octubre de 2010[4]

Aun falta independizarnos. 11 de septiembre de 2010[5]

Presentación del libro "La cúpula gubernamental". 20 de marzo de 2010

Presentación del libro "Alemania pudo vencer". 4 de septiembre de 2009




La farsa judía - Hannerl Gossler

lunes, 23 de mayo de 2011

¿Homosexualidad en la antigua Grecia? el mito se está derrumbando

Está por todas partes. Se menciona por encima en tertulias televisivas, se escribe en libros de texto, está en boca de profesores de universidad, e Internet lo repite incesantemente, incluso en la Güiquipedia ―como por ejemplo en este "artículo" (por llamarlo de alguna manera) sobre la pederastia en Grecia.



Todo el mundo lo parafrasea, se ha convertido en un "meme", en un eslogan que las masas repiten sin pensar, de modo similar al famoso "todos somos iguales". Se han vertido toneladas y toneladas de basura sobre la historia griega, e innumerables autorzuelos del tres al cuarto han desarrollado páginas y páginas dando por sentado que la mentira es cierta.



¿A qué me refiero? A que hoy todo el mundo asume que los antiguos griegos eran una panda mariconas redomadas. Sin embargo, este dogma no es más que otro gigante con pies de barro, y aquí yo lo desmenuzaré y demostraré porqué es así.



En otro artículo demostré la falsedad del mito de que los griegos fuesen "mediterráneos". En éste me ocuparé del mito griego más desafortunadamente conocido: el mito de que la homosexualidad formaba sistemáticamente parte de la sociedad griega y de que la pedofilia era una práctica común y socialmente aceptada. Como se verá, la tesis no es que no existiese homosexualidad entre ellos, sino que la moral tradicional tenía a los homosexuales mal vistos. También demostraré que, en la mayor parte de los casos, existían castigos prescritos por conducta homosexual, como por ejemplo la pena de muerte, el exilio o la marginación de la vida pública.



Esto va dirigido, ante todo, a quienes algo "no les cuadra" en eso de la homosexualidad griega y a quienes quieren fundamentar tales sospechas para que sean algo más que simples sospechas. Efectivamente, hubo homosexuales en Grecia, pero como se verá, que haya habido homosexuales no significa que haya sido una "práctica habitual" ni mucho menos que la pedofilia fuese una "institución social", como han llegado a afirmar disparatadamente algunos autores homosexuales, a quienes nadie ha arrojado a la cárcel por hacer apología de la pedofilia ―y además sin bases para ello, difamando y ensuciando gratuitamente la historia de todo un país. Y es que es detestable que se utilice la mitología de hace milenios para legitimar fenómenos decadentes de la vida moderna y sólo moderna. Desde arriba, la doctrina oficial del Sistema pretende presentar a la antigua Grecia como la tierra prometida de los gays, una suerte de paraíso homo, y eso es demasiado para un amante de Grecia como un servidor, al cual nadie le puede vender la moto porque conoce bastante bien el imaginario mitológico de la Hélade, o para muchos griegos modernos, que aborrecen que otras sociedades decadentes utilicen la historia de su país para justificar sus propias desviaciones. Como veremos después, la película "Alejandro Magno" se mostró sólo 4 días en Grecia y fue un fracaso absoluto: los griegos conocen su propia historia como la palma de su mano, se han leído bien todos los libros (en griego antiguo inclusive) y saben lo que hay, como para que ahora vengan cuatro escritores neoyorkinos psicológicamente destrozados, a explicarles cómo era su propio país.


LA TEORÍA DEL PROTESTANTE DESCONFIADO



Considero al Protestantismo como una escisión sumamente negativa del Cristianismo, especialmente en su vertiente calvinista-puritana. Siendo de sobra conocido mi anticristianismo, veo sin embargo en el catolicismo la repetición de algunos arquetipos y símbolos pertenecientes a la Europa precristiana. El Renacimiento, y la mayor parte del arte europeo, se concentran en zonas católicas, mientras que las zonas protestantes renovaron ese fundamentalismo semita de arremeter contra las imágenes ("idolatría") y despojaron al mundo nórdico de la herencia más dionisiaca (los protestantes eran más "apolíneos" en la importancia que le daban a la palabra y a la música, que culminó con Bach), visual y litúrgica, y del legado clásico greco-romano, que era, por definición, pagano.



Sin embargo, no todo en el Protestantismo fue negativo. Por un lado, se disciplinaron las congregaciones y se creaban sentimientos comunitarios fuertes que, indudablemente, bajo el punto de vista racial, preservaban mucho mejor el legado genético de sus fieles que el de los católicos ―esto queda en evidencia cuando comparamos la ejemplar colonización de Norteamérica con la desastrosa colonización de Iberoamérica.



Dejando de lado el repugnante celo abrahámico integrista del Protestantismo, que es de origen judío, le reconozco un mérito innegable: el haber inculcado en pueblos enteros el deber de leer, puesto que gracias a esto, se favoreció la alfabetización, el acceso a la lectura, a la cultura y a la información. El objetivo original de esta política era que cada cual pudiese interpretar la Biblia a su manera, pensar por sí mismo y conocer la "palabra de Dios" de primera mano sin tener que recurrir a "intermediarios" como el clero (que tendía a hacer de los feligreses católicos un rebaño sin opiniones propias). En la práctica, lo que hizo esto fue favorecer el libre pensamiento, la posibilidad de, si no te gustaba el rollo "oficial", fundar tu propia comunidad religiosa amparándote en tal o cual versículo bíblico y, en todo caso, recurrir a las fuentes escritas originarias para intentar averiguar la verdad o reflexionar sobre su validez. No es de extrañar, por tanto, que donde antes se implantaron medidas eugenésicas, fuese en naciones protestantes, y que personajes como Nietzsche o Darwin procediesen de entornos protestantes, donde el conocimiento de la Biblia estaba a la orden del día y donde la cultura escrita gozaba de una difusión mucho mayor.



¿A qué viene este rollo?



A que lo que yo defenderé de nuevo en este artículo es precisamente la posibilidad que tiene cada hombre libre de conocer la pura y simple VERDAD, sin tener que confiar en intermediarios de dudosa reputación (medios de comunicación, revistas, programas de TV, sensacionalismo, manipulación, intereses políticos, sociales e internacionales), y recurriendo a las fuentes escritas originarias, en este caso, las fuentes griegas. Por tanto recurriré en este artículo a fuentes griegas para demostrar que la homosexualidad en la Antigua Grecia no era, ni de lejos, un fenómeno social extendido y aceptado. Escaparemos, pues, a la tiranía del pensamiento único, y a los intereses políticos que, siguiendo una agenda impuesta desde arriba, intentan hacer creer a todo el planeta que Grecia, una de las civilizaciones más encomiables que haya existido jamás, estaba basada en la homosexualidad, y examinaremos la evidencia que hay para llegar a una conclusión personal despojada de cualquier influencia que no provenga de la misma Grecia antigua, desenmascarando también a quienes predican irresponsablemente la teoría de los griegos petaojetes.


EL ORIGEN DEL MITO



La primera "coincidencia" que clama al cielo y que la gente pasa por alto porque las masas son demasiado perezosas como para cuestionarse algo salido de su sacrosanta TV, sus infalibles revistas y sus libros de texto oficiales, es que casi todos los "expertos" que han reclamado una extensión endémica de la pedofilia homosexual en Grecia… son homosexuales ellos mismos. Esto no es asunto baladí, ya que implica necesariamente que las perspectivas de tales autores están inevitablemente influenciadas por sus tendencias personales y por su deseo desesperado de legitimar su opción sexual en un entorno "hostil" (se quiera o no, la mayor parte de la población es incurablemente heterosexual), cosa que les hace ver homosexualidad hasta en la reproducción de las amebas.



Hablo, por ejemplo, de "expertos" de la talla de Walter Pater, Michel Foucault, John Boswell, John Winkler, David Halperin y Kenneth James Dover, quienes, al parecer, vivieron en sus mentes una serie de fantasías sexuales a expensas de la historia griega. Quien lo empezó todo fue precisamente Walter Pater (1839-1894), profesor de Oxford. Por alguna extraña casualidad, él y todo su círculo de seguidores, eran homosexuales (por ejemplo, Pater fue profesor de Oscar Wilde, el conocido poeta homosexual), y por tanto, no sorprende que extrapolase las relaciones sodomitas que mantenía con sus alumnos, a las relaciones de entrenamiento maestro-alumno en Grecia, y más cuando había sido abandonado por su mentor veterano, Benjamin Jowett, debido a un escandaloso lío que Pater mantuvo con un tal William Money Hardinge, un estudiante de 19 años que había atraído hacia sí la atención pública de la facultad presumiendo de su homosexualidad. Probablemente el argumento más desviado y disparatado de Pater sea que el "amor platónico" no tenía nada que ver con Psiqué, sino que era algo puramente sexual.

Casualmente", el origen del mito de la homosexualidad griega y el "aprendizaje por pedofilia" se remonta a este hombre, Walter Pater, un profesor de Oxford conocido por su homosexualidad y por sus líos con alumnos, como por ejemplo William M. Hardinge o el famoso poeta Oscar Wilde. Esta camarilla de victorianos decadentes es la responsable de haber acomodado la historia griega a sus fantasías personales (es de esperar que, para un profesor que tenía líos con sus propios alumnos, le viniese bien justificar que en la antigua Grecia las relaciones de maestro-alumno estaban teñidas de homosexualidad), siendo su obra jaleada un siglo después con el advenimiento de otra oleada de autores ―"casualmente", todos o casi todos, maricas perdidos― que retomaron su causa durante la época hippie. Desde entonces, los supersabios de las tertulias televisivas, de las revistas sensacionalistas, de las verdulerías de barrio, de los empollonarivms virtuales, de la Güiquipedia y de las saunas gays, se han dedicado a repetir esta burrada como cacatúas tropicales, sin tan siquiera molestarse en comprobar su veracidad.



En sus escritos, dichos autores son prudentes, usando siempre frase cautas y ambiguas como "parece ser", "es posible", "tiene aspecto de", para crear el margen necesario en donde maniobrar con su propia visión enfermiza, tendente siempre a ver fantasmas y signos homosexuales donde no los hay. Más adelante veremos bien hasta qué punto tales escritores fuerzan y manipulan las cosas para ver homosexualidad debajo de cada piedra, pero baste decir de momento que, sin excepción, los "argumentos" que manejan sólo persuaden a quienes desean ser persuadidos de antemano.



Desde que esos autores escribieron sus teorías, principalmente a finales del Siglo XIX y luego durante la oleada hippie-izquierdista post-1968 del siglo pasado, nadie ha aportado nada nuevo, simplemente todas las revistas y todos los tentáculos de la industria de los Medios de Comunicación, muy volcada en derrocar cualquier cosa "tradicional", repitieron como discos rayados y parafrasearon lo que dichos autores habían escrito. Toda la información que plaga Internet, y que se limita a aseverar gratuitamente que "los griegos eran homosexuales", procede simplemente de gente de pocas luces que se limita a repetir lo que otros escribieron, y que realmente no llegan a conclusiones por su propio pie ―o bien proceden de los homosexuales mismos.



¿Dónde está, pues, el problema griego? El problema está en que:



• Los griegos, particularmente los de herencia jonia (como los atenienses), quienes estaban más influidos por las costumbres orientales, tendían a "recluir" mucho a sus mujeres y apartarlas de la vida pública, suprimiendo la imagen femenina, cosa que fue bastante bien satirizada por el historiador Indro Montanelli. Esta situación, como digo, no era panhelénica, ya que en Esparta las mujeres tenían una libertad realmente notable, pero, en todo caso, los vínculos personales más fuertes solían darse entre hombres, como veremos ahora.



• Los griegos ―y en esto coincidían todos― admiraban la belleza sin importar dónde se manifestase ésta, fuese en hombres o en mujeres, pero de ahí a que tradujesen siempre tal atracción en actos sexuales hay un buen trecho, como veremos después.



• En un pueblo que daba tanta importancia al entrenamiento deportivo, al combate y a la camaradería, era normal que, en el seno de aventuras y grandes batallas lejos del hogar, se forjasen vínculos extremadamente profundos entre hombres, vínculos raramente comprendidos por una sociedad pacifista, afeminada y sedentaria como la nuestra, pero que en todo caso no iban más allá de una sólida hermandad, la propia de toda männerbund. A pesar de la enorme importancia que tenía la relación maestro-discípulo en Grecia, y de que, a no dudarlo, con el advenimiento de la decadencia algunas de estas relaciones quizás degeneraron en homosexualidad, enseguida veremos que no pocos Estados tomaron medidas para salvaguardar la sacralidad de esta institución educativa y espiritual.



• Hoy en día el ideal de belleza del imaginario colectivo es la mujer de treinta y tantos años (lo cual no convierte en lesbianas a todas las mujeres), en Grecia el ideal de belleza era el muchacho que se hallaba entre la adolescencia y la madurez, porque se consideraba que era el único tipo humano que combinaba una vida de violento ejercicio al aire libre, con la salud de la juventud y la fuerza de la masculinidad.



• Los vocablos griegos para designar al maestro iniciador y al joven iniciado que aspiraba a convertirse en hombre, eran respectivamente erastes y eromenos, lo cual, traducido literalmente, sería algo así como "amante" y "amado". Sin embargo, como veremos enseguida, la mentalidad de la Antigüedad distinguía claramente entre el amor carnal y el amor platónico, y estas relaciones estaban fundamentadas en el segundo, considerado más elevado, más desinteresado, disociado de lo carnal, y más capaz de inculcar virtud y sabiduría. Y es que en Grecia se pensaba que un hombre joven necesitaba la tutela y el consejo de uno mayor para llegar a ser sabio en la vida o excelso en el deporte, en la caza y en el combate.


Si existía un lugar donde la conducta disonante del sodomita estaba mal vista, era sin duda en las asociaciones de cazadores y soldados del pasado remoto (llamadas männerbunden en alemán), donde el trabajo en equipo, la hermandad, el deber y la camaradería del honor predominaban sobre los instintos individuales, los cuales se descargaban en combate o con mujeres, a menudo capturadas y tomadas por la fuerza. El mejor documento para familiarizarse con la mentalidad, la psicología y el modo de vida de una männerbund del pasado, es sin duda la "Ilíada" de Homero, gran epopeya por excelencia del mundo griego, y donde se relatan tradiciones que se remontan al mismísimo Paleolítico.



Como ya he dejado claro, este artículo no tiene por objetivo negar que existía homosexualidad en Grecia (si se promulgaron leyes en su contra, es porque se dieron casos), ni que todos los factores expuestos se prestaban a devenir con el paso de los siglos ―especialmente bajo condiciones de decadencia y olvido de la tradición ancestral―, en relaciones sodomitas entre hombres y jóvenes. Lo que sí niego en este artículo es que estas relaciones fuesen endémicas, normales y socialmente "reguladas", o que tuviesen nada que ver con la tradición helénica originaria.



Dicho todo esto, comencemos a desmenuzar el mito.



ALGUNOS APODOS PARA LOS HOMOSEXUALES EN GRECIA ―SOBRE LA IMPORTANCIA DE AIDÓS



La mayor parte de sociedades han proscrito y estigmatizado las prácticas sexuales estériles o aquellas que conllevaban riesgo de infecciones. La homosexualidad reúne ambas condiciones, ya que por un lado es incapaz de engendrar nueva vida, y por el otro, el orificio empleado no es precisamente la parte más limpia, sana o higiénica del cuerpo humano. En la Grecia antigua, que no era una excepción a esta regla general, no existían palabros modernos como "homosexual", "gay" o "heterosexual". Los "heteros" eran sencillamente la gente normal que cumplía con lo que era natural, y para los homosexuales se reservaban una serie de vocablos, generalmente de significado altamente infamante e indigno:



- Euryproktos: culo abierto.



- Lakkoproktos: culo de pozo.



- Katapygon, kataproktos: homosexual pasivo.



- Arsenokoitai: homosexual activo.



- Marikas: el que salta arriba y abajo.



- Androgynus: hombre-mujer, "travelo", afeminado, mariquita, ambiguo.



- Kinaidos (κιναίδος): Causador de vergüenza. Deriva de kineo (mover) y Aidos (vergüenza, diosa del pudor, el respeto, la modestia, la reverencia, diosa acompañante de Nemesis y castigadora de las transgresiones morales). "Aquel que acarrea la cólera de Aidos". Como veremos, el problema de Aidós es que siempre iba acompañada del cruel Némesis (Indignación), una divinidad vengadora que encaja bien en la noción de "karma" o de castigo por los pecados, y que revela que los griegos pensaban que todo aquel que hubiese incurrido en sodomía, tenía una espada de Damocles pendiendo pacientemente sobre su cabeza, para caer tarde o temprano. Pero el dato más relevador es que en el imaginario griego, Aidós iba asociada precisamente al ano:



Cuando Zeus creó al ser humano y a sus propiedades del alma, las introdujo en cada ser humano. Sin embargo, dejó fuera a la VERGÜENZA (Aidós, reverencia, respeto, pudor, modestia). Puesto que no sabía dónde insertarla, ordenó que fuese insertada en el ano. La Vergüenza, sin embargo, se quejó de esto y se molestó, considerando que la petición de Zeus estaba por debajo de su dignidad. Puesto que se quejaba profusamente, la Vergüenza dijo: "accederé a ser insertada de este modo, sólo a condición de que, cuando entre algo después de mi, yo saldré inmediatamente". (Esopo, "Fábulas", 528).



De este mito se deduce que, según la mentalidad tradicional griega, el sexo anal implica, a la vez, desvergonzarse (el pudor era considerado virtud en Grecia) y esparcir la vergüenza alrededor de uno.



Otro asunto aparte es que, en una cultura europea pagana donde cada actividad, cada oficio, cada momento de la vida, tiene su propio dios "patrón" o protector, uno esperaría encontrar ―particularmente en una sociedad donde supuestamente la homosexualidad campa a sus anchas―, una divinidad, un numen o un espíritu de algún tipo, que se ocupase de la homosexualidad, y no lo hay. O mejor dicho, sí lo hay: se trata de los sátiros, daimones degenerados que llevaban al cabo todas las perversiones imaginables para la mente humana, y que en Grecia no gozaban precisamente de buena fama. Pero esto lo trataré más adelante. Por otro lado, en una civilización que concede estatus "regular" a la homosexualidad, y que la favorece por encima de la heterosexualidad, uno esperaría que el erotismo estuviese personificado en una divinidad representada por un muchacho joven, pero la realidad, de nuevo, no es tal: la diosa del amor, la traedora de Eros y de todas aquellas cosas que hacen perder la cabeza a los hombres, es Afrodita, el arquetipo de la superhembra.

viernes, 1 de abril de 2011

Telegrama de Hitler a Mussolini


"Mi agradecimiento a usted, Duce por sus congratulaciones por mi cumpleaños. La lucha que libramos por nuestra existencia ha alcanzado su punto máximo. Con empleo ilimitado de material, el bolcheviquismo y las tropas del judaísmo empeñan el todo por unir sus fuerzas destructoras en Alemania y arrojar así a nuestro Continente al caos. El espíritu de tenaz desprecio por la muerte del pueblo alemán y de todos los que poseen el mismo espíritu detendrá esta acometida, por difícil que pueda ser la lucha y cambiará mediante su sin par valor heroico el curso de la guerra. En este instante histórico en que el destino de Europa es decidido por siglos, envío a usted mi más cordiales saludos". (Adolf Hitler)