Nacionalsocialismo

domingo, 12 de julio de 2009

Texto para un programa político alternativo al sistema

J.BOCHACA

Este texto lo escribió hace ya un tiempo J. Bochaca, y es sin duda unode los compendios cortos, claros y fácilmente comprensible porcualquiera, pero que a la vez resume bien los principios delnacionalsocialismo visto de cara al próximo siglo.Creemos que Bochaca es uno de los escritores más claros y másconcisos, cualidades estas imprescindibles para este tipo de trabajo,que pretende en pocas palabras explicar que pensamos, sin recurrir afilosofías ni a utopías fáciles, sino remarcando los puntosdistintivos, y expresarlos tal como hoy en día se pueden entender.

I- ESTADO

II- ESTADO Y EMISION DE MONEDA

III- FINANCIACION DEL ESTADO

IV- CRISIS

V- FINANZA Y PODER

VI- PROPIEDAD PRIVADA

VII- SINDICATOS

VIII- ADMINISTRACION PUBLICA

IX- JUSTICIA

X- DELINCUENCIA Y ORDEN PUBLICO

XI- REINSERCION SOCIAL

XII- CULTURA

XIII- EDUCACION

XIV- FUERZAS ARMADAS

XV- EJERCITO Y PODER

XVI- RELIGION Y ESTADO

XVII- NACION

XVIII- BANDERAS E IDIOMAS

IXX- SEPARATISMO

XX- GOBIERNO

XXI- CIUDADANIA

PROLOGOConsideramos que la virtud principal que debe presidir cualquierproclamación de principios políticos es la CLARIDAD. La gente estáharta de frases altisonantes, sonoras y huecas.Creemos que es un insulto a la inteligencia de las personas elhablarles de 'unidades de destino en lo Universal', o el utilizarconceptos tales como 'justicia social', mezclándolos con realidadestan concretas como precio, costo, mercancía. Incluso el hombre-masa,alucinado por los llamados medios de comunicación, merece un respeto.

I- ESTADOR

echazamos totalmente la teoría y la práctica de que el Estado sea uncomerciante, y se comporte como tal; exactamente como un malcomerciante, que da pésimos servicios, caros y además pierde siempredinero, que hace pagar a sus súbditos con aumentos y más aumentos deimpuestos. El Estado ,para nosotros, no debe ser ni un comerciante niuna niñera, que se ocupa de sus pobres sujetos, tratándolos como sifueran débiles mentales, precribiéndoles qué deben hacer hasta en losmás mínimos detalles de sus vidas. Es paradójico que en una época enque todos presumen de libertad, los hombres no puedan disponerlibremente ni de su dinero ,pues el Estado se lo puede quitarlegalmente cuando le plazca; no puedan elegir libremente el médico queles cuide cuando estén enfermos, a menos de pagar dos veces (la cuotade la Seguridad Social obligatoria y un facultativo de consultalibre); no puedan mandar a sus hijos al tipo de escuela que lesplazca, a menos de pagar ,indirectamente ,dos veces también; no puedanexpresar libremente determinadas opiniones ciertas, a menos de estarhomologadas por el Sistema; no puedan evitar un Servicio Militar que,en muchos paises ,no es más que una pérdida de tiempo, empleado enservir de criados a ignorantes chusqueros.El Estado tiene una misión primordial en cada una de sus dosvertientes: Interior y Exterior.En la Interior, para emplear una expresión muy clara de Spengler, elEstado debe velar por mantener en forma ,en el sentido deportivo quese da corrientemente a esta expresión, al pueblo; en forma moral yfísica. Para ello debe velar por el mantenimiento de la Justicia y elOrden Público, y no inmiscuirse en las vidas de los ciudadanos más quecuando es absolutamente imprescindible, y siempre por motivos del BienComún.En la Exterior, es misión del Estado la defensa de los intereses de lacolectividad humana que él representa en el plano internacional.

II- ESTADO Y MONEDA

El Estado, sobre todo, debe ser Señor del Dinero. Sólo a él debeestarle permitida la emisión y creación del mismo. Si dinero es todoaquello que sirve para posibilitar el cambio de bienes y servicios, nocabe duda de que al dispensar los créditos son los Bancos quienes dehecho ,y a todos los efectos, crean el dinero. Al controlar la emisióndel dinero los Bancos, la Alta Finanza, que por definición esinternacional y apátrida, domina la vida económica de las naciones, yya se sabe que dinero es Poder.Que no hay pactos con pobres. Que la mano que da queda por encima dela que recibe. Que una campaña electoral no se costea con el aire,sino con dinero, y que quien o quienes financian unas eleccionesdeciden el resultado final de las mismas, o bien se hacen pagar porlos vencedores en las urnas ,una vez finalizadas, con servicios o coninfluencia, el dinero que sirvió para financiar aquéllas.El Estado sólo puede ser libre si él mismo es soberano de su moneda, yla emite cuando las necesidades de la producción y el consumo lo exigen.

III- FINANCIACION DEL ESTADO

Al ser el único emisor de moneda la manera de financiar el Estadoconsiste en imprimir los billetes o dar los créditos necesarios parapagar a los funcionarios, los materiales y gastos de obras públicas,etc. Es cierto que, al aumentar la masa monetaria en circulación, eldinero anteriormente existente perderá algo de su valor, pero no esmenos cierto que todo hay que pagarlo, incluso los servicios estatales.Ahora bien: por el sistema actual, en que los recursos del Estadoprovienen de la recaudación de impuestos y la emisión de bonos através de los Bancos, cuando no de créditos directos de los propiosBancos nacionales y extranjeros, lo que sucede es que se mata lainiciativa privada si se aumentan los impuestos, y en los demás casosel Estado (y a través suyo todos los ciudadanos) paga interesesusurarios, de manera que sale mucho más caro. El Estado por definiciónse debe autofinanciar. Todo Estado que no se autofinancie no essoberano, y deja de ser Estado para pasar a ser una colonia de otropoder fáctico ,político o financiero.Los impuestos actualmente no sirven más que para pagar el pesadoarmatoste burocrático, inútil y excesivo, y para quitarle libertad alpueblo (pues quien poco tiene en el bolsillo poca libertad tiene, pormucho que se lo garanticen todas las Constituciones habidas y por haber).

IV- CRISIS

Todos hablan de crisis económica, unos por ignorancia, otros por malafe, y la mayoría por inercia mental. Y sin embargo, si hay algo queaparezca con meridiana claridad, es que no puede haber ninguna crisiseconómica.La crisis es simplemente Financiera.Porque si la Economía se compone de tres partes, Producción, Consumo yDistribución, el fallo está ,única y exclusivamente, en la últimaparte, la menos 'económica' de las partes de la Economía.En efecto, si las máquinas progresan a ritmo geométrico y lademografía occidental permanece estacionaria, cuando no es retroceso,es evidente que la Economía debiera mejorar casi a diario, y losprecios bajar. Si una comunidad produce más bienes y servicios, en unaunidad de tiempo, sin aumentar la población ,o aumentando ésta a unritmo netamente inferior a la productividad, bajarán en barrena losprecios por la simple dinámica de los hechos.Sin embargo todos sabemos que no es así. ¿Por qué?. ¿Por qué lasempresas quiebran a millares en todo Occidente, mientas sóloprogresan, insultantemente, los Bancos y las entidades de 'serviciosfinancieros' ? ¿Cómo es posible que este hecho clarísimo no llame laatención y provoque la indignación de los más?. Aun sin ahondar en elproblema, sin necesidad de estudiar siquiera someramente laproblemática y la operativa de la Finanza, debe aparecer más que claropara la inteligencia más mediocre que si la producción alcanza cotasinimaginables hace sólo unos años, mientras que la gente sigue deseanconsumir, el defecto actual sólo puede estar en la distribución; esdecir, la Finanza.

V- FINANZA Y PODER

Cuando aludimos a la enfermedad de la Distribución, causante de laactual crisis 'económica', nos referimos, insistimos, a la Finanza.Con ello entramos de lleno en le problema del dinero, ese instrumentode cambio de bienes y servicios, del que nadie sabe casi nada.En España especialmente, el desconocimiento acerca de la naturalezadel dinero es casi increible, incluso entre altos cargos directivos deempresas. La creencia general es que se trata de unos trocitos demetal o papel con los que se 'compran' cosas.La realidad es que esos trocitos de papel o metal representan ,en elconjunto de un país occidental, apenas un 4% de lo que es el verdadero'dinero'. En grandes potencias industriales ,como USA, no llega nisiquiera al 3%.En realidad lo que la gente llama 'dinero' no es más que la 'calderilla' .El resto es una fenomenal sobre estructura de créditos, manejada porlos Bancos; o mejor ,por el sistema bancario. Una ficción que amenazacon llevar al mundo a la bancarrota como ya lo hizo durante la décadade los 30.En toda comunidad humana regida por principios serios y éticos, elobjetivo de la producción es el consumo y no la rentabilidad del capital.La industria, la agricultura, y los servicios deben cubrir la demandareal - exclusivamente la real, y no la artificial, generada por unexceso de publicidad- y no asegurar beneficios inauditos al actualsistema usurario imperante.

VI- PROPIEDAD PRIVADA

Creemos en la propiedad privada, y precisamente por ello nos oponemosa los dos grandes sistemas de expolio existentes hoy en el mundo, queúltimamente se ha reducido sólo a uno, y que en realidad siempre fueuno: el esclavismo.El Capitalismo ,con su escalada de impuestos expropiadores y Estadosentrometedores, y el Comunismo (en sus variedades 'ligth' actuales)con su actualización del viejo adagio "lo que es común, no es deningún", confluyen ambos ,deliberadamente, en un mismo resultado: laprivación de la libertad, de la verdadera libertad, es decir, de lalibertad posible para un hombre viviendo en sociedad organizada.Y ello por una razón elemental: porque quien nada tiene no es libre,por muchos cuerpos legales, leyes fundamentales, constituciones enpapel de barba, que se lo garanticen. Quien. nada tiene no es libre, yel permanente aumento de los impuestos por un lado, y laproletarizació n general por el otro, tienden a crear un nuevo tipo dehombre vegetativo, al servicio de la termitera llamada sociedadmoderna. Nuestra creencia en la propiedad privada se basa en la propianaturaleza humana y en el reconocimiento de que sin incentivoparticular la Economía se hunde. Sólo se sacrificarán por unaentelequia los ilusos, por la Humanidad los santos ,y sólo aceptan ensu fuero interno seguir los programas de trabajo mandadosdespóticamente por los hombres, las bestias domesticadas.El esclavismo, llámese comunismo o, en sus últimas consecuenciasimpositivas, capitalismo, es para santos o para bestias. Pero no parahombres. Y menos para hombres libres. En consecuencia, no reconocemosa la propiedad más cortapisas ni límites que los marcados por el BienComún.

VII- SINDICATOS

Un estado que es financieramente libre del control que ejercen losBancos en la actualidad sobre el dinero, es económicamente libre. Silo es, en esta edad del gran desarrollo técnico, puede llegar en pocotiempo no ya al pleno empleo sino a una edad de abundancia.Desde otra vertiente de las cosas, un Estado libre puede imponer unaJusticia auténtica, un Derecho natural, lo que haría innecesarios losSindicatos tal como se entienden ahora.Queramoslo o no los sindicatos han estado siempre politizados y hanterminado por no ser más que correas de transmisión de partidospolíticos, que los han utilizado como medio de presión.En la misma España, pero en general en todas partes, los sindicatoshan tolerado, cuando han gobernado los partidos que los sostienen,situaciones a las que se opusieron fieramente cuando eran otrospartidos los que gobernaban. Los hechos son tozudos, y es un hecho quelos sindicatos modernos no han sido siempre y en todas partes más quemercados de trabajo, en los que unos traficantes del sudor de losobreros negociaban en su propio interés personal o de partido con lasempresas, alternando estas negociaciones con los chantages.Las empresas chantagean con despidos y restricciones de sueldo, lossindicatos con huelgas, y con los eufemísticamente denominados'piquetes informativos' , sin los cuales los sindicatos habríandesaparecido hace mucho tiempo, y sus burócratas se hubieran visto enla triste obligación de trabajar para ganarse su sustento.En el Estado que porpugnamos tienen cabida las asociaciones gremiales,pues, mal que les pese al centralismo jacobino de la RevoluciónFrancesa, los problemas específicos de cada región y ramo difieren delos de sus vecinos. Estas asociaciones gremiales y unos 'tribunales dehonor' al estilo de los que existieron antaño entre ciertosprofesionales (médicos, abogados, etc) deben bastar para dirimir lasdiferencias que en el seno de la industria y el comercio pudieransurgir entre las partes.En última instancia debería resolver la justicia, aunque ladesaparición de la usura en la vida económica nacional eliminaría lainmensa mayoría de posibles causas de fricción entre los diversosestamentos de la producción.

VIII- ADMINISTRACION PUBLICA

La Administració n en general debiera revisar todas sus estructuras.Estamos convencidos de que más del 50% de los funcionarios podríandedicarse a otros quehaceres, doblándose el sueldo a los que quedaseno a quienes les sustituyeran, y la función pública ganaría en eficaciay dignidad.La 'vox populi', a la que tanto se alude en las modernas democracias,pero a la que poco caso de hace, identifica los funcionarios públicos,con muy escasas excepciones, como enchufados y vividores, siendo elde 'vagos' el cualificativo más simpático que se les atribuye. Esto esun hecho; es un fenómeno no ya local sino europeo.Ministerios, Ayuntamientos, y demás dependencias de la Administració nse han convertido en 'refugia peccatorum' de todos los incapaces deencontrar trabajo en el mundo laboral 'libre'. Las excepciones ,sinduda numerosas, no pueden modificar la ley general, firmemente creida,insistimos, por el 'hombre de la calle', vote o no.Propugnamos ,pues, una reforma administrativa en profundidad, porsupuesto gradual y respetando ,dentro de lo posible y siempre que lopermita el bien común, situaciones consagradas por el uso y el tiempo,aunque con tendencia a irlas haciendo desaparecer.Es fundamental que pronto sea una realidad el que el ciudadano quedeba acudir a una oficina pública para realizar cualquier consulta searecibido con urbanidad, por un señor educado y eficiente, y que deberála conservación de su puesto precisamente a esa eficiencia y a esaeducación.Nada fomenta más la inoperancia ,la ineficacia y el desorden que laseguridad de saberse en posesión de un cargo vitalicio.A la Administració n pública hay que atraer a los mejores ciudadanos,con buenos sueldos , pero también sujetándolos a códigos internos quesancionen duramente el cohecho y la negligencia, dejando bien claroque su cargo es revocable como el de cualquier otro ciudadano quetrabaja en el sector público.En una palabra, proteger al funcionario del soborno y de las presionesinternas o externas, pero no de la ineficacia sin consecuencias.Sobre esta base de una Administració n pública renovada en susestructuras deberá trabajar el estado con soltura. El pueblo apreciasobre todo la claridad de lenguaje y actitudes. Sólo así se lograráque se deje de considerar al Estado -cualquier Estado- como un enemigo.

IX- JUSTICIA

El estado, hemos dicho, deberá luchar contra la Injusticia y eldesorden. La frase ,a menudo mal citada y casi siempre malcomprendida, de Goethe, de que 'es preferible una injusticia a undesorden', quería significar que si hay una injusticia siempre sepodrá corregir, pero si reina el desorden no habrá manera de evitar lainjusticia, que se perpetuará en el caos.Actualmente -y éste es un hecho lamentable pero innegable- la Justiciaatraviesa una crisis que no es más que el reflejo de todas las otrascrisis que aparecen en todas las actividades y estamentos humanos.Una reciente encuesta, llevada a cabo en España, ha patentizado demanera incontrovertible, la escasa o nula credibilidad que tienen losespañoles ,de todas las clases y categorías sociales, en la Justiciaque se imparte en este país.Sería necio echarle la culpa a los magistrados ,a los legisladores o alos políticos, aunque es evidente que todos tienen parte de culpa. Laculpa es, primordialmente, de las caducas estructuras imperantes. LaJusticia que se hace es epidérmica, es formalista y desesperantementelenta.El Estado ha de velar por que hayan pocas leyes ,pero que sean justas,necesarias y que se apliquen.Debe velar por que se cumplan y, cuando los ciudadanos se ven forzadospor las circunstancias a dirimir sus diferencias ante los Tribunales,los funcionarios ,desde el juez hasta el último ujier, trabajen,piensen todo lo que quieran, pero decidan en unos plazos razonables.Mientras no se consiga que el ciudadano recobre confianza en laJusticia, un país no funcionará correctamente. Y aquí un inciso: elrespeto que merece la Justicia debe basarse en la actuación correcta yajustada a Derecho de sus encargados, no en atuendos y vestidurasexóticas, togas, mazos, y expresiones del siglo XVII. La Justicia debeser rápida, seria, recta, no aparente.

X- DELINCUENCIA Y ORDEN PUBLICO

Un Estado libre de la presión de la Alta Finanza ,y que goce ,alproceder a la reforma administrativa en profundidad que propugnamos,de la confianza del pueblo, y de una soltura de movimientos que lepermita actuar con rapidez, tiene todas las posibilidades de ganar labatalla contra la delincuencia.Está muy bien afirmar que la delincuencia debe desaparecer eliminandolas causas que la fomentan, pero no es menos cierto que el primer pasoa dar es eliminar la delincuencia ya existente en la actualidad.En la lucha contra la delincuencia y el vicio propugnamos una accióndecidida y ,sobre todo, acorde con el orden natural de las cosas, queexige todos los miramientos para con las víctimas, y sólo después dehaber hecho todo lo posible por éstas, empezar a ocuparse de manerajusta y razonable del delincuente, tratándolo como lo que es, un serasocial o antisocial, contra el que se deben adoptar medidas, si no devenganza, si de defensa, justas y necesarias. En este sentido hay queproceder con moderación. Somos -no cabe duda- moderados, por lo menosen relación a las actitudes que adoptan algunos o algunas que sesienten concernidos ante determinadas situaciones. Así por ejemplo,allí donde las feministas exigen 'contra violación ,castración',nosotros proponemos 'contra violación, esterilizació n'. En efecto, noqueremos venganzas, sino justicia, reparación y eficacia.El delincuente ,en vez de estar inactivo en prisiones como lasactuales, en las que no hacen más que ampliar estudios de delincuenciaen su trato diario con otros colegas, trabajará por cuenta de lasociedad, ganándose un sueldo que le será abonado en cuenta particularhasta saldar su deuda. Esta deuda se compondrá de la multa que impongael juez -que será ,en la nueva legislación que propugnamos, cuantiosa-más los gastos del juicio, más los inherentes a su propia manuntencióny alojamiento. Ya está bien de que, encima de los perjuiciosocasionados a la sociedad por los maleantes, haya que pagar pormantener el pesado armatoste de la actual 'Justicia' y del increible'sistema penitenciario' implantado en occidente para solaz de loscaballeros delincuentes.En una sociedad natural, justa y razonables, las prisiones debenautofinanciarse. y deben autofinanciarse mediante el único patrónfinanciero que reconocemos, el patrón trabajo. No reconocemos otromedio de 'recuperación social' -como dicen los sociologos marxistas-que el generado por el trabajo. Sólo así el delincuente podrá decirque ha pagado su deuda con la sociedad. Por supuesto ,ademásrechazamos de plano la estúpida legislación impuesta en todo occidentepor penalistas y sociólogos masoquistas, por la que se contempla loque se denomina 'reducción de pena por buena conducta'; quien hadelinquido debe pagar y se presupone que quien paga debe hacerlo bien,para saldar su deuda. Si no paga bien, si la conducta no es buena,aumenta su deuda. En una palabra: en vez de reducción de pena porbuena conducta propugnamos que se parta de la base de la obligación deesa buena conducta y la agravación de la pena por mala conducta.En la lucha contra la delincuencia, sin embargo, no caben moderacionescuando el atacado es, no ya un individuo, sino toda la comunidad eincluso las futuras generaciones. Por consiguiente, los traficantes dedroga, los proxenetas, los grandes estafadores, los dirigentes delcrimen organizado, todos aquellos que ataquen directamente a lacomunidad y en general los que cometan delitos graves,convenientemente y claramente tipificados, serán consideradosirreductibles enemigos de la sociedad y tratados como tales,llegándose incluso a aplicar la última pena.En una palabra: somos partidarios de una ley que proteja a losciudadanos dignos contra los indignos, que haga pagar las culpas, queactue con serenidad y moderación, pero sin negligencia ni falsasdemagógicas compasiones. Reservamos la compasión exclusivamente paralas víctimas.

XI- REINSERCION SOCIAL

Actualmente, la reinserción social del delincuente es casi imposible.Nadie quiere -y es natural- a expresidiarios trabajando para él ojunto a él. Pero con el sistema que propugnamos el delincuente paga deverdad su culpa y será poco propenso a reincidir, lo que facilitará suretorno a la sociedad.Un programa de obras públicas ambicioso llevado a cabo naturalmentepor el estado, es el medio principal de justificar la emisión demoneda por el Estado (y no a través de créditos bancarios como sucedeahora) de manera que se precise mano de obra que permita lareinserción inicial.

XII- CULTURA

Consideramos que no basta que el Estado imponga el orden, sino que,además, debe crear las condiciones de vida óptimas para que tal orden-y la Justicia, sin la cual aquél es odioso- sea una resultantenatural. Debe pues, el Estado, fomentar activamente todas lasactividades culturales y artísticas, estableciendo un claro distingoentre lo que es Arte ,o lo que como tal se ha considerado durantecincuenta siglos, y las mamarrachadas impuestas como 'arte' por losmarchantes desaprensivos.También debe fomentar el deporte, a partir de la escuela, de maneraque la gimnasia sea una asignatura más, pero en serio, así comotambién debería serlo la educación cívica.El Estado debe imponer ,no ya la alfabetizació n general, sino elacceso a la Cultura.No imponer la Cultura –imposible -, sino posibilitar su acceso a todoslos ciudadanos. Esto no conllevaría ningún gasto. Todo lo que gastanlos modernos estados en hacerse el autobombo a través de los llamados'medios de comunicación social', y en especial la televisión, bastaríay sobraría para financiar una labor de cultural dirigida al pueblo.Adrede huimos de la expresión 'cultura popular', porque no es eso loque queremos decir. No pretendemos una estandarizació n de la culturaponiéndola al nivel del llamado 'pueblo', es decir, al nivel más bajoque se encuentre entre la población, sino que lo que queremos es hacerla cultura asequible a los que deseen acercarse a ella.

XIII- EDUCACION

La enseñanza debiera organizarse ,según nuestro concepto, partiendo dela base de que en una primera etapa a los niños hay que educarlos, hayque formarles, mucho más que enseñarles, lo que quedará para unasegunda etapa. Siendo la tercera la de entrar en los centrosespecializados de artes y oficios o la Universidad.En pocas palabras, y con el riesgo de esquematizar tal vez en demasía,nosotros diríamos que la escuela es para formar el carácter y prepararla entrada en la enseñanza superior, donde se aprende una profesión ouna carrera. Nada hay más deprimente e inútil que la actual enseñanza,con los resultados que son de prever: al salir de la escuela y llegara la Universidad para estudiar, por ejemplo Derecho o Medicina, elniño recuerda vagamente las leyes del péndulo y el nombre de mediadocena de reyes, pero no sabe comportarse como una persona decente.No patrocinamos una enseñanza para formar practicones, sino paraformar ciudadanos conscientes y honrados.

XIV- FUERZAS ARMADAS

En nuestro concepto del estado, las FFAA tienen una función muy claray delimitada que cumplir: defender por la fuerza los intereses delpueblo cuando se lo ordene el Gobierno legítimo de éste.Las Fuerzas Armadas están pues al servicio del pueblo. De hecho ,comobien se dice, son 'el pueblo en armas', con unos profesionales fijos,los militares de carrera, que han elegido libremente una profesióntodo lo honrosa que se quiera, pero renumerada, lo que convierte engratuitas todas las alusiones al 'honor militar' como algo especial.Que existe el honor militar es indiscutible, como también que existeel 'honor de bombero' o el 'honor de camionero'. En nuestra concepcióndel Estado el honor se le supone a todos los ciudadanos hasta queprueban lo contrario, y por ello no merece ese 'honor' una recompensaespecial. Lo que merece sanción es el deshonor comprobado y demostrado.Ahora bien, lo que nos parece incongruente es que un sistema degobierno que se define a sí mismo como democrático se permitasancionar a militares por emitir opiniones políticas, cuando ello lesestá permitido a todos los demás ciudadanos. Ningún Gobierno del mundopuede, sin contradecirse a sí mismo, y por ende perder credibilidad,sancionar a ciudadanos -aunque vistan de uniforme- por ejercitar underecho constitucional - más aun, natural- reconocido por sus propiasleyes.En nuestro concepto el Ejército debe modificar sus estructuras en elsentido de que se precisa su modernización, mediante sueldosadecuados, que atraigan a los mejores elementos de la población, envez de seguir el sistema burocrático del escalafón.En una palabra, los militares deben ser algo más que funcionariosvestidos de caqui. Pero no deben ser un mundo aparte.Todos debemos tener la obligación de participar en la defensa nacionalsi es necesario, pero mientras no lo sea lo más útil es que ésta seauna ocupación de profesionales bien preparados.

XV- EJERCITO Y PODER

Rechazamos de plano toda tentación golpista, que si bien es concebibleen cualquier república bananera, no lo es en un país de la ViejaEuropa actual. Sólo en un caso extremo, de eventual traicióncomprobada, o de permitir un caos generalizado, se justifica unarápida e interina intervención militar.

XVI- RELIGION

En el ámbito religioso , propugnamos una total libertad de cultos, conla única excepción de aquellas religiones que contengan dogmas oenseñanzas manifiestamente anti-sociales.Al Estado le será completamente indiferente que los ciudadanos vayan amisa o a la escuela dominical o a cualquier otro tipo de servicioreligioso, que no coman carne los viernes o comulguen por Pascuaflorida, pero pondrá fuera de la ley como delincuentes a los ministrosde religiones que enseñen a sus adeptos que es lícito prestar conusura a los no adeptos, o que no deben tomar las armas en defensa desu país en caso de guerra.Por lo demás las relaciones del Estado con las diversas religiones seregulará mediante tratados claros e inteligibles, basados en unmandamiento de Cristo: "a Dios lo que es de Dios, y al Cesar lo que esdel Cesar".

XVII- NACION

Entendemos por Europa a la comunidad de los pueblos blancos.Ideológicamente hablando, pues, toda idea geográfica de Europa comocomunidad de algunos pueblos blancos asentados en un territorioconcreto, o toda idea restrictiva con respecto a algún pueblo blancoen concreto, es contraria a nuestra idea de Europa como comunidad racial.Consideramos a Europa como una futura confederación armónica depueblos autogobernados, y no como una nueva forma rígida deuniformidad imperial.Sólo en aquellas cuestiones que conciernan a la supervivencia delpueblo europeo en su conjunto debe existir una unidad centralizada(por ejemplo, defensa, relaciones exteriores, demografía,planificación macroeconómica, etc).Esta confederación europea debe empezar realizándose en puebloscercanos geográfica y culturalmente. En este sentido la unidad de laEuropa geográfica actual no es sino un primer paso previo e ineludiblea la posterior integración de todos los demás pueblos blancos (USA,Argentina, Australia, etc).Estas razones geopolíticas hacen fundamental, ya desde ahora, unaunidad defensiva europea. Debe evitarse cualquier atomización enmicroestados políticos de Europa, que debilitan su unidad ,en especialen las actuales circunstancias de lucha por la supervivencia denuestra forma racial.Estamos totalmente en contra de todo tipo de asociaciones de caráctermilitar o económico dirigidas por al Finanza Internacional. El MercadoComún o la OTAN, no son sino la antítesis del ideal europeo y jamáspodrán constituir la base de nuestra unidad.La sustitución de las fronteras actuales por una unión de étniasautónomas pasa por el previo entendimiento de las 'patrias' actuales,por la difuminación del nacionalismo cerril y por una concienciació npopular de la realidad de los pueblos que componen Europa.Por tanto, en esta primera etapa respetamos la situación actual de las'patrias históricas', intentando imponer poco a poco los conceptosétnicos, apoyando las autonomías, fundamentalmente en aspectosculturales, administrativos y educativos.Hoy en día ya se dan casos de identificaciones permanentes entrenacionalidad étnica y nacionalidad histórica en algunas zonas.El respeto a las demás comunidades raciales es uno de nuestrosprincipios básicos. Cualquier necesidad o exigencia para con estascomunidades (materias primas, alimentación, energía, etc) debe sertratada mediante negociación y respetando los derechos inherentes detodo ser humano independientemente de su raza.Sólo en aquellos casos en que la supervivencia de nuestra comunidadracial se vea realmente amenazada por posturas arbitrarias ointransigentes estaría legitimado el uso de la fuerza.

XVIII- BANDERAS E IDIOMASA

poyamos y fomentamos en uso de las banderas étnicas de cada pueblo,así como el mantenimiento, uso y difusión a todos los niveles de losidiomas populares. Por razones de índole práctica este reconocimientodeberá simultanearse con el establecimiento de idiomas básicos paralas relaciones intereuropeas, así como de una bandera confederal, ypolíticamente representativa de nuestra unidad racial. Ambos no debenser impuestos por la fuerza sino aceptados por todos los puebloseuropeos como símbolo de su unidad.

XIX- SEPARATISMO

Consideramos separatismo precisamente la falta de voluntad o apoyoentre pueblos europeos, representados por aquellos movimientos queinvocan el odio, el desprecio o el rencor contra otros puebloseuropeos. Así pues nos manifestamos radicalmente contrarios a losmovimientos chauvinistas, sean del color que sean, que defiendan elpequeño nacionalismo decimonónico, ya trasnochado.No pueden considerarse separatismo los deseos de autogobierno de lospueblos europeos, sino el odio, rencor o falta de ayuda entre ellos.

XX- GOBIERNO

Nuestro Gobierno será jerárquico, tomando como modelo la jerarquíaexistente en la Naturaleza. un Gobierno formado por los mejores, losque más destaquen en sus actividades diversas, por elección directa desus agrupaciones y cámaras profesionales o vocacionales, lo quellevará a la dirección del país a los más capacitados.La lucha por el poder se llevará a cabo por las formas que indique laLey. Así en el caso de España por el logro de una mayoríaparlamentaria. Accederemos a la lucha política como un grupo más, sibien consideramos que los partidos son una creación artificial de lospoderes reales que se esconden detrás.XXI- CIUDADANIAConsideramos que ciudadano de pleno derecho de nuestra Nación sólopodrá serlo el individuo que pertenezca a cualquiera de los pueblosque conforman Europa. No aceptamos por ello en cargos de influenciasocial (TV, prensa, etc) o política (Gobierno, Administració n Pública)a miembros de otra comunidad, cualquiera que sea.El individuo no europeo se hallará en nuestra Nación en categoría deresidente, no pudiendo gozar en ningún momento de los derechosinherentes a la ciudadanía.

-EXTRAÍDO de la excelsa página de :LIBROSINDICEC.E.I.

1 comentario:

Antonio Rivera dijo...

Joder, me ha encantado el blog! Un saludo brazo en alto! Salve et Victoria!