Nacionalsocialismo

jueves, 21 de agosto de 2008

AL LADO DE LOS ALEMANES ( León Degrelle )

Los últimos meses de 1940 y los primeros de 1941 no fueron gratos para nadie en Europa, y en Bélgica menos todavía. De los holandeses, nadie hablaba. Sin duda iban a ser incluidos en el complejo geográfico gran-alemán. El Gran Ducado de Luxemburgo, con toda evidencia, también. En cuanto a los franceses, ya estaban, bajo la mirada maliciosa de los ocupantes, devorándose entre ellos con una febrilidad que hubiera sido mucho más eficaz en 1940, tras un cañón antitanque. Un mes después de haber establecido las bases de colaboración con Hitler, el mariscal Petain había lanzado por la borda a su primer ministro, Pierre Laval, al que los alemanes no tenían simpatía, hombre de uñas sucias, dientes amarillentos y pelo de cuervo, cosas todas ellas que molestaban a Hitler, pero que al embajador Abetz, muy en alza por entonces en Berchtesgaden, gustaba por su habilidad, su campechanía, y su sentido muy auvernés del chalaneo y de la facultad de adaptación. Laval, sarcástico, mordisqueando sus cigarrillos bajo sus bigotes quemados, respondía al juego con su juego y trataba al mariscal como un viejo uniforme de soldado licenciado. En definitiva, se estaba en pleno desbarajuste. Y así se seguiría hasta el último día. lo mismo en Francia que fuera de Francia, en el castillo alemán de Sigmaringen, en el que los "colaboracionistas" franceses se refugiarían, en las sombras de los oscuros corredores de falso empaque feudal, poblados de armaduras enormes y siniestras. Y quedábamos nosotros, los belgas, el caso más complicado. Yo habla podido renovar mis contactos con el rey Leopoldo, prisionero maniatado por Hitler y consolado por la dama familiar de su casa, a la que haría su mujer, promoviéndola de golpe a princesa de Rethy. Su secretario, el barón Capelle, nos servia de correo. Me había aconsejado vivamente, de parte del soberano — y tuve buen cuidado de anotar inmediatamente sus propuestas— que intentase lo que fuera para tender un puente en dirección al vencedor. El embajador Abetz, pintoresco amigo con el que había pasado, en 1936, una semana de vacaciones en Alemania del sur, y cuya esposa había sido compañera de colegio de la mía en un internado del Sagrado Corazón, era un sujeto muy curioso. Los inconformistas le encantaban. Tras mi odisea de prisionero me había invitado en diversas ocasiones a almorzar o a comer en su embajada de París, en el primoroso palacio de la reina Hortensia, de la calle de Lille. Plantaba toda una banda de música de la Wehrmacht en el Jardín, bajo nuestra mesita, para darnos el placer de hacer retumbar la orilla izquierda del Sena con un inmenso estruendo musical. Juntos habíamos estudiado todas las posibilidades del futuro de Bélgica. Había ido a Berchtesgaden para hablar con el Führer de este problema. Le había recordado nuestra entrevista de 1936. Le había refrescado la impresión que por entonces le causé. Decidió, Hitler a invitarme. Me previno que vendría rápidamente un coche a Bruselas a buscarme, por lo que había de estar preparado para salir camino de Berchtesgaden en cualquier momento Esperé.... Había de esperar tres años antes de, por fin, reencontrarme con Hitler, bajo las sombras de los abetos de la frontera lituana, una noche en la que, herido cuatro veces en el curso de diecisiete cuerpo a cuerpo, habiendo roto la víspera el cerco de Tcherkassy, en Ucrania, fui trasladado en el avión personal de Hitler con objeto de que me pusiera al cuello el collar de la .Ritterkreuz. (el equivalente alemán de la Laureada española). Pero habíamos perdido tres años. Supe más tarde que todo fracaso en octubre de 1940 porque algunos dirigentes flamencos, instigados por agentes de los servicios alemanes de seguridad que soñaban con partir en dos a Bélgica, habían hecho saber que un acuerdo de Hitler con un valón chocaría con la oposición de la parte flamenca de Bélgica. Esto era, por una parte, imbécil, y por otra absolutamente contrario a la verdad. Yo había obtenido, en las elecciones de 1936, poco más o menos los mismos votos en Flandes que en Valonia. Y un acuerdo con los jefes nacionalistas flamencos mismos, había coordinado, en 1937, nuestras concepciones Políticas y nuestro plan de acción. Pero en vista de que estos servicios alemanes de espionaje afirmaban que cualquier contacto conmigo conduciría a desencadenar oposiciones lingüísticas muy violentas en una zona de combates, base principal de la lucha aérea de Alemania contra Inglaterra, Hitler aplazó las negociaciones. Tras la anulación de mi entrevista, el propio rey Leopoldo intentó, por encima de todo y contra todo, volver a encontrarse con Hitler. Su hermana, la princesa heredera de Italia, esposa de Humberto, entonces aliado privilegiado del Reich, mujer de esplendorosa carrocería, de largas piernas y ojos claros, había ido a Berchtesgaden a acosar al Führer con el encarnizamiento que saben utilizar las mujeres, a veces inoportunamente. Hitler había recibido por fin a Leopoldo allí, pero fríamente. No le había aclarado nada. le había ofrecido una taza de te. La entrevista quedó limitada a esta distribución de liquido tibio, menos revelador todavía que la rotundidad del café. El fracaso habla sido completo. Todo cuanto habíamos hecho durante el invierno 1940-41 para deshelar el iceberg alemán. varado en nuestra orilla, no nos condujo más que hasta eso. Nuestros avances— especialmente durante un gran mitin en el que hablé en el Palacio de los Deportes después del Año Nuevo— no tuvieron otro resultado que algunas lineas de indiferente información en el "Volkischer Beobachter". En el fondo, ¿sabia el propio Hitler por entonces lo que quería? Como diría, en mayo de 1968, el general De Gaulle, cuando la revolución de los estudiantes de la Sorbona amenazaba en sumergirle, "la situación era inaprehensible". ¿La guerra contra los ingleses iba a prolongarse? O, como creía y decía el general francés Weygand, ¿iba el Reino Unido a caer de rodillas de golpe, aniquilado por el hierro y el fuego? ¿Y los soviets? Molotov, parapetado tras sus antiparras, había ido a Berlín en 1940 para llevar a Hitler, además del espectáculo de su desgarbo de viajante de comercio, con el pantalón abultando como un neumático de automóvil, la lista de los copiosos platos que Stalin pretendía verse ofrecer cuanto antes. ¡Los ejércitos del Tercer Reich apenas habían terminado de barrer media Europa y ya los soviets intentaban hacerse adjudicar la otra mitad, sin gastos y sin riesgos! Aprovechándose de la campaña de Polonia en 1939, Stalin había engullido la mitad de este territorio y, poco después, los tres países bálticos, en un bocado colosal de glotón insaciable. Había reincidido en junio de 1940, devorando la Besarabia rumana. Y ahora no se le ocurría exigir, ni más ni menos, que el control completo de los Balcanes. Hitler había sido el enemigo número 1, de los soviets. Muy a su pesar, y para no encontrarse bajo la amenaza de combatir en dos frentes al comienzo de le guerra, habla hecho un alto, en agosto de 1939, en su lucha contra el comunismo. Pero era imposible para él permitir la instalación de los soviets en la linde misma del continente que apenas acababa de reunificar. La amenaza era indiscutible. El peligro, no solamente era grande, sino que era también evidente. Hitler no podía dejarse acorralar exponiéndose a que los rusos, si el Reich sufría un revés en el oeste le diesen una paliza. Estaba obligado a tener todo a punto para desbaratar un mal golpe, sobre las posibilidades del cual las amenazas salidas de la pequeña boca de comadreja de Molotov no dejaban la menor duda. Previendo con prudencia los acontecimientos, había puesto en marcha secretamente la preparación de la Operación Barbarroja., la elaboración de cuyos planes había sido confiada al general Paulus, el futuro derrotado de Stalingrado. Mientras tanto, en Europa quedaba todo indeciso. Las divisiones internas de los franceses y la rápida liquidación de una política de acercamiento con Petain habían aconsejado a Hitler dejar pasar el tiempo para que madurasen los asuntos de Occidente. La moral de los distintos pueblos del oeste se liquidaba. Oposiciones de razas, de lenguas, de clones, de ambiciones le roían sin que una acción con grandeza, o al menos una gran esperanza la levantase. Para mi, la cosa estaba clara: dos años, tres años de semejante estancamiento y Bélgica estaría madura para su liquidación, para la absorción más o menos directa de los flamencos en una Germanía unificada, para dejar de lado a los valones, europeos políticamente Indefinidos, ni franceses ni alemanes; y para la eliminación silenciosa de un rey Leopoldo convertido en ser totalmente invisible, separado de su pueblo, deambulante entre su biblioteca tristona y un cuarto de niños menos solitario pero que, sin embargo, políticamente no valía gran cosa. ¿Esperar a volver a ver a Hitler? Ya no era cuestión de un reencuentro. ¿Discutir en Bruselas con unos rasca tripas? No tenían el menor poder de discusión. Estaban, por otra parte, hinchados con la suficiencia de militares vencedores, mirando de arriba a abajo a los civiles vencidos. Nos detestábamos unos a otros con la misma energía. Era indispensable llegar a poder discutir un día de igual a igual con Hitler y con el Reich victorioso pero, ¿cómo?. El horizonte político era desesperadamente impenetrable. Y entonces, bruscamente, el 22 de junio de 1941, se desencadenó la guerra preventiva contra los soviets, acompañada de la llamada de Hitler a los voluntarios de toda Europa para un combate que no seria ya el combate de los alemanes solos, sino de los europeos solidarios. Por primera vez desde 1940 aparecía un plan europeo. ¿Correr al frente del Este? Con la más absoluta evidencia, no habían de ser los modestos contingentes belgas que nosotros podríamos reclutar inicialmente, los que hicieran morder el polvo a Stalin. Entre millones de combatientes, nosotros no seriamos más que un grano de arena. Pero el valor podía suplir la pequeñez del número. Nada nos impedirla luchar como leones, comportarnos con una gallardía excepcional, obligar al enemigo de ayer a comprobar que los camaradas de combate de hoy eran fuertes, que su pueblo no había desmerecido, que ellos podrían algún día en una Europa nueva, ser un elemento vigoroso, digno de colaborar en una gran acción. Y sobre todo, no había otra solución. Los aliados, por supuesto, podían ganar. Pero en esta victoria de los aliados, francamente , ¿cuántos de los europeos invadidos, creían, en el invierno de 1940 y al principio de 1941? ¿Un diez por ciento? ¿Un cinco por ciento? Y ese cinco por ciento ¿tenia mejor visión que nosotros? ¿Era más lúcido? ¿Quién puede probarlo? Los americanos, sin los cuales el desfondamiento del Tercer Reich no era siquiera imaginable en 1941, seguían aún con una política de "nadar entre dos platos". Su opinión aún era, en la gran mayoría del pueblo, netamente aislacionista. Todos los sondeos de la opinión pública en los Estados Unidos así lo confirmaban y cada nuevo test lo ratificaba. En cuanto a los soviets. ¿quién hubiera imaginado en 1941 que su resistencia seria coriácea hasta el punto que lo fue? El propio Churchill declaraba a sus íntimos que la liquidación de Rusia por Alemania seria cuestión de unas pocas semanas. Lo probable para un europeo de 1941 era que Hitler lo conseguiría, que se convertiría verdaderamente en "el amo de Europa para mil años" que nos había anunciado Spaak. En ese caso no era chapoteando en los turbios charcos estériles de la espera banal en Bruselas, en París y en Vichy, como podrían adquirirse títulos que asegurasen a los vencidos de 1940 en la Europa del futuro una participación correspondiente a la historia, las virtudes y las posibilidades de sus patrias. Comprendido esto, de lo nombraba oficial. Lo rechacé instantáneamente. Yo iba a Rusia para conquistar derechos que me permitieran discutir honorablemente un día condiciones de supervivencia para mi país, y no para recibir antes del primer disparo unos galones que no serian más que de opereta. Yo llegaría a ser por sus pasos contados (a lo largo de cuatro años agotadores de combates) cabo, después sargento, después oficial, después oficial superior, pero cada vez ascendería, por acto de valor en combate, tras haber, en el curso de setenta y cinco cuerpo a cuerpo empapado previamente mis charreteras en la sangre de siete heridas. —Ya no veré a Hitler— declaré a mis íntimos en el momento de la partida— hasta que me ponga en el cuello el collar de la Ritterkreuz., exactamente así ocurrieron las cosas tres años más tarde. En aquel momento, yo ya podía hablar claro, herido muy reiteradamente, muy reiteradamente condecorado, acabando de efectuar una ruptura del frente soviético que había salvado del cerco once divisiones. Y yo iba a obtener de Hitler— existe prueba escrita— un estatuto reconociendo a mi país dentro de la nueva Europa, un puesto y posibilidades superiores a todo lo que hasta entonces había conocido, incluso en los tiempos más gloriosos de su historia, bajo los duques de Borgoña y bajo Carlos V. De la existencia de aquellos acuerdos, nadie puede dudar. El embajador francés François-Poncet, que no me tiene excesiva simpatía, las ha publicado, son documentos a su vista, en París, en "Le Fígaro". Hitler fue vencido. En consecuencia, nuestro acuerdo. obtenido al precio de tantos sufrimientos, de tanta sangre y a pesar de tantas zancadillas, no tuvo efectividad. Pero hubiera podido ocurrir lo contrario. Eisenhower escribe en sus Memorias. que incluso a comienzos de 1945 quedaban a Hitler posibili dades de ganar. En la guerra hasta tanto no haya sido tirado el último fusil, todo puede ocurrir. Por otro lado, nosotros no estorbábamos a los belgas que creían en la solución. Londres para sacrificarse de la misma forma y asegurar, ellos también, en caso de victoria del otro bando la renovación y la resurrección de nuestro país. Ellos no han debido tener una vida más fácil que la nuestra, ciertamente, en cuanto a trampas e intrigas de todo género se refiere. El ejemplo del general De Gaulle, las cazurras persecuciones de las que fue objeto por parte de los ingleses y, sobre todo, de los americanos, las humillaciones que tuvo que encajar, han debido ser del mismo estilo que a nosotros nos ha sido preciso aguantar muchas veces por parte alemana, antes de obtener que nuestra causa tuviese asegurado su éxito. En Londres, al igual que en nuestro campo, era preciso poner buena cara, no dejarse intimidar, disimular muchas cosas, siempre mirando al interés del pueblo. Por encima del azar era útil, yo diría qué indispensable, que en los dos bandos, los nacionalistas jugasen las dos posibilidades, a fin de que nuestras patrias sobreviviesen cualquiera que fuese el capitulo final del conflicto. Esto no era un motivo, en todo caso, para que los que se encontrasen en 1945 al lado de los vencedores, degollasen a los otros. Móviles muy diversos animaron por consiguiente, nuestros espíritus y nuestros corazones cuando partimos, mochila a la espalda, hacia el frente del Este. Nosotros íbamos— primer objetivo, objetivo oficial— a combatir el comunismo. Pero la lucha contra el comunismo hubiese podido prescindir perfectamente de nuestro esfuerzo. Íbamos también— segundo objetivo y, de hecho, objetivo esencial a nuestros ojos— no exactamente para combatir con los alemanes, sino para imponernos a los alemanes que, embriagados por el orgullo de innumerables victorias, hubiesen podido tratarnos a zapatazos en cada uno de nuestros países ocupados por ellos. No dejaron de hacerlo algunos y su prolongada duplicidad no dejó de escandalizarnos en muchas ocasiones. Pero tras la epopeya del frente ruso les seria difícil infravalorar aún a los representantes de pueblos que habían luchado valerosamente al lado de sus ejércitos en un combate que nos hacia a todos solidarios. Este fue el gran motivo de nuestra marcha: forzar la suerte, forzar la atención y la adhesión de los alemanes vencedores, edificando con ellos una Europa que nuestra sangre. también nuestra sangre, había cimentado. Íbamos a vivir en Rusia años horribles, a conocer físicamente, moralmente, un calvario que no tiene nombre, En la historia de los hombres jamás ha habido una guerra atroz hasta tal punto, en las nieves sin fin, en los lodos sin fin. Hambrientos a menudo, sin reposo jamás, estábamos abrumados de miseria, de heridas, de sufrimientos de todo orden. Para llegar finalmente a un desastre que engulló nuestras juventudes y aniquiló nuestras vidas... Pero, ¿qué es lo que cuenta en la vida? El mundo nuevo no se hará más que en la purificación de la entrega. Nosotros nos entregamos totalmente. Incluso la entrega aparentemente inútil nunca lo es en absoluta. Un día se le encuentra un significado. El inmenso martirio de millones de soldados, el largo estertor de una juventud que se sacrificó totalmente en el frente ruso, han creado anticipadamente la compensación espiritual indispensable para la renovación de Europa. Una Europa de tenderos no hubiera sido bastante. Era necesaria también una Europa de héroes. Esta iba a construirse, antes que la otra, durante el curso de cuatro años de combates escalofriantes.