Nacionalsocialismo

viernes, 1 de agosto de 2008

LA MASONERÍA (por Miguel Serrano)

Todo nacionalsocialista, todo hitlerista de verdad deberá tener presente siem­pre el carácter profundamente maligno de la Masonería, como instrumento al servicio de los planes últimos del judaísmo. Esto lo desconocen los herma­nos menores de las logias, pero lo saben sus más altos dirigentes internacio­nales. La masonería mixta, es decir, de judíos y no judíos, recibe sus direc­tivas de la masonería exclusivamente judía, donde no se admite a un no judío como miembro. De este modo, el judío puede pertenecer a la ma­sonería mixta, pero un no judío jamás podrá ser miembro de las logias pu­ramente ludías.Los miembros judíos se agrupan en la B'nai B'rith (o Beni Berith, “hijos de la alianza”). Puede notarse la semejanza de este nombre con Great Britain. Semejanza que no es casual, ya que es de Inglaterra desde donde la masonería judaica se propagó al mundo, siendo masones los más altos dirigentes de la nobleza y la realeza de ese país. La B'nai B'rith tiene su centro principal en los Estados Unidos hoy, con cuatrocientos mil miem­bros y tal vez más, distribuidos en trescientos treinta logias en ese país y ochenta en Europa. Los miembros de esa Logia pertenecerían, en su mayo­ría, a las ramas judías masónicas Mizraim o Mizrahi. Hace algunos años, su presidente era el judío Label A-Katz, quien fuera recibido por el Papa en el Vaticano, en enero de 1960. Los lazos entre el Vaticano y la masonería han sido denunciados por Monseñor Lefevre. El Papa actual, Karol Wojtyla Katzbroth, sería judío y masón.La sede de la B 'nai B´rith en Chile se encuentra en la elegante Avenida Lyon, en Santiago. Una de las muchas instituciones que dependen de esta logia judía es la famosa "Liga Antidifamatoria" (A.D.L.) de los Estados Unidos, en varios de cuyos boletines se me ha atacado. En 1987 vino a Chile su presidente, el judío Reich, a entrevistarse con el Gobierno y a pedir que se tomaran especiales medidas en mi contra. En todo el mundo hay crí­menes, asesinatos y persecuciones que se deben cargar a cuenta de esta her­mandad masónica judía, en contra de los nacionalsocialistas y mártires del hitlerismo. Tiene como misión principal difundir la farsa del holocausto de seis millones de judíos en Alemania y de las inexistentes cámaras de gas, de perseguir, encarcelar y enjuiciar a quienes los niegan. Los crímenes que no comete directamente, o a través de sus agentes del Mossad (policía secreta de Israel), se los encarga a las logias masónicas mixtas de cada país, las que también poseen venenos, médicos y medios ocultos de destrucción y muerte de los no masones y de los masones disidentes, o que, habiendo descubier­to los crímenes y manejos de la Masonería, se han apartado horrorizados. Algo de esto habría acontecido con Wolfgang Amadeus Mozart. Y algo de esto también sucedió con Jorge González von Marées, Jefe del Nazismo chileno de los años treinta, que, sin ser masón, sufrió el ataque concentrado de las logias chilenas. Por medios ocultos de presión. por hipnotismo a distan­cia, le habrían llevado a realizar una vergonzosa traición. El crimen de más de sesenta jóvenes nazistas rendidos en la Torre del Seguro Obrero, en Santiago de Chile, el 5 de septiembre de 1938, debería ser considerado un "crimen ritual masónico-judío" (1). Allí se destruyó lo mejor de una generación. Fue algo así como un ensayo para el Holocausto de Nürenberg, esa "Fiesta de Purim" judía. Chile, país misterioso y trágico, sirve a menudo de "plan pilo­to" en esta tierra.Lo que vamos a revelar a continuación es muy importante y deberá ser tenido siempre en cuenta por los hitleristas. Un masón jamás se retira. Solamente entra "en sueño", pudiendo despertar en cualquier momento a la actividad masónica. Si desea romper todos los lazos, o volverse en su contra, deberá aceptar las consecuencias, que pueden ser la muerte o la ruina económica y social. Hay quienes lo han hecho, como Jean Marquis Riviere, en Francia, quien aportara valiosos documentos al hitlerismo. Sobre la Masonería publiqué, en mis Revista de combate de la Segunda Guerra Mundial, "La Nueva Edad", numerosa documentación, facilitada directamente de los descubrimientos de Rosenberg, en Francia, Turquía y los países occidentales ocupados por las tropas del Tercer Reich.El General Ibáñez, dos veces gobernante de Chile, fue masón. Y el General Pinochet también lo es. No importa el grado que hayan alcanzado; mas, durante los quince años del gobierno de Pinochet, la Masonería nunca lo ha atacado, como tampoco lo hiciera con el General Ibáñez. Ni estos go­bernantes han hecho nada que pudiera desagradar en lo esencial a la Maso­nería, ni afectar sus intereses que, en lo más profundo, son los intereses del judaísmo.En el año 1957 se reunieron en Chile, bajo la Presidencia del General Carlos Ibáñez del Campo, las logias mundiales del Rito Escocés y del Rito de York, acordándose la coexistencia pacífica con el comunismo. Y es de esta reunión de donde habrá salido el acuerdo para trabajar por el gobierno que impusiera, años después, el hermano masón y judío, Salvador Allende Gossens. No es de extrañar, entonces, que el General Ibáñez, al final de su mandato, favoreciera la elección del "hermano" Salvador Allende, aconse­jando a su gente trabajar por él, en contra de Jorge Alessandri Rodríguez, quien ganó la votación. Porque aún no había llegado el tiempo. La judeo-­masonería trabaja a largo plazo.

Y es ahora, durante el Gobierno del General Augusto Pinochet Ugar­te, al comienzo de su llegada al poder, cuando se reúne en Santiago la más alta directiva mundial de la B'nai B'rith... (También visita Chile uno de sus altos dirigentes, David Rockefeller.) ¿Qué acordaría? Sus decisiones serán secretísimas. Pero no estamos lejos de poder adivinarlas. Tanto en el Gobierno de Allende, como en el de Pinochet, la Masonería persigue el mismo fin: la entrega física de Chile a los judíos. Al finalizar el plazo dado a Pinochet, el Plan se hallará muy avanzado ya. Chile deberá ser "Nai Judá", la Nueva Judea, tal como se había imaginado durante la Gran Guerra y del modo a como lo revelara en mi Revista "La Nueva Edad".Toda la prensa, todos los medios de información de Chile se encuen­tran bajo control directo, o indirecto, del judío. El Ejército ha sido apertre­chado por Israel, las comunicaciones, los ministerios y el sistema económico están en sus manos -directa o indirectamente-. El judío controla la televi­sión y la radio. Se piensa levantar en Santiago una ciudad piloto judía, verdadero enclave autónomo. Y nuestro sur del mundo será controlado por estos parásitos, que desplazarán al elemento vernáculo, así como los gorriones lo hicieran con los pájaros autóctonos de Chile, los chincoles y las diucas. Bastó que se trajera una pareja de estos "pájaros-judíos" para que se apoderaran del hábitat criollo, depredándolo. La Carretera Austral, obra gigantesca de los militares chilenos, habrá sido construida al final para los judíos que se harán dueños del sur y de sus inmensas riquezas y reservas hidrográficas. El fin último es la Antártica. Y el Plan Andinia, como se lo ha llamado, se realizará con el trabajo y el esfuerzo de los "esclavos" de Ar­gentina y Chile. (Ver "El Plan Andinia. Estrategia Sionista para apoderarse de la Patagonia Argentina y Chilena".)Para los que tengan ojos y quieran ver, no se necesitará demasiada atención para el logro de la revelación. No se hacen reuniones mundiales de esas Logias al azar. El sitio geográfico será elegido cuidadosamente, "geo­mánticamente", nos atreveríamos a decir. Y Chile es de importancia única en cualquier plan de dimensiones planetarias y hasta cósmicas. La Isla de Pascua ya ha entrado a pertenecerles a los judíos con un "aeródromo de la Nasa". El Jefe de la Fuerza Aérea Chilena, un descendiente de alemanes, ha llevado a un Jefe de la Fuerza Aérea Israelita a la Antártica. Los miem­bros de la Fuerza Aérea de Chile usan el casco de Israel. Sólo la Marina de Chile aún sigue resistiéndose. ¿Por cuánto tiempo más? Pinochet ha debido acatar los dictados y resoluciones de la B´nai B´rith. Desconozco qué objetivo perseguiría al recibir cada vez que venía a Chile al héroe hitlerista de la aviación, Comandante Hans Rudel. No se puede servir a Dios y al Diablo al mismo tiempo.El comienzo del fin para nuestro país y para Pinochet (2), si es que al­guna vez pensó en revelarse, se cumple cuando lleva al Ministerio de Plani­ficación de nuestro país (ODEPLAN), a un judío, de seguro un miembro de la B´nai B´rith. Esto se habría decidido en esta Logia y en la Sinagoga. Y tan grave sería para el destino de esta patria de la Estrella Solitaria (Venus-Oyei­hue) que, poco antes de su nombramiento, se produce un accidente de aviación, donde todos los pasajeros mueren, menos él. El alma de esta patria mística intentó ese último recurso y falló, pues las fuerzas negras de Jehová, del Demiurgo, se jugaron a fondo para el cumplimiento de sus nefastos designios. Y a Pinochet no le quedó más que acatar. Pero pudo rebelarse, si no hubiera sido masón y si no estuviera encadenado.Este judío ha usado las mismas armas y argucias de José, en Egipto: interpreta los sueños del Faraón, recurre a Putífar. Las Siete Plagas no se harán esperar. Aquí habló de las "Siete Proyecciones", para sus planes futu­ros del desarrollo cibernético de Chile. También intervino en la colonización del sur. El trabajo de la anti-raza se cumple en esquemas arquetípicos, prototípicos, de muerte y descomposición. No hay variantes internacionales. Se Pretende que Chile sea Nai Judá.Pinochet ha cumplido el crimen máximo contra el alma de la nacio­nalidad. A través de él, los judíos han implantado el servicio militar de la mujer en el ejército, no como ayudantes en los servicios de medicina, ofi­cinas y transporte, sino como soldados de combate, marchando hasta con el "paso prusiano" y con fusiles. Es el estilo judío, implantado en Rusia, y entre los mongoles y eslavos. Jamás en un ejército prusiano se incluyó a la mujer en la tropa de combate, ni en la oficialidad.En la Masonería Mixta también hay logias de mujeres. A una de ellas pertenecerá, de seguro, Margaret Thatcher, esa siniestra agente del judaísmo. La "I.O. of True Sister", la "Orden Real de Escocia" y otras.En Asia y en África la Masonería juega un rol muy importante. En China, en Japón, al finalizar la Segunda Guerra Mundial. No viene al caso dar los nombres de las hermandades. También en Sudáfrica. Todas estas lo­gias, al servicio del judaísmo, luchan por la destrucción de la raza blanca.En los países mahometanos se encuentran muy difundidas, siendo masones los gobernantes de Egipto y siendo la masonería, junto con los "judíos árabes" y "mahometanos", los culpables de la estúpida y criminal guerra entre Irán e Irak.En anexo separado nos referiremos al tema de los judíos árabes, chi­nos, indios y amerindios.La Masonería Mixta, con inclusión de no judíos, está destinada a desaparecer, como lo explican "Los Protocolos de los Sabios de Sión",

ouna vez que los judíos se hayan hecho con todo el poder. Ya no la necesitarán más. Sólo las logias judías permanecerán. En Rusia hemos visto que la masonería fue liquidada junto con los masones, una vez que el judío se apoderó del control total del país con los Soviets. El Politburó pasó a reem­plazar a la Masonería y estuvo compuesto, en su directiva más secreta, ex­clusivamente por judíos.El origen de la Masonería ha sido objeto de controversias por siglos. El mismo Julius Evola, que estudiaba el tema, buscando documentación en Austria, cuando fuera herido de gravedad al finalizar la Segunda Guerra Mun­dial, no está bien seguro de conocerlo. Adelanta la hipótesis de que habría sido copada por la simbología judía y por sus elementos ritualísticos sólo en los siglos XVII y XVIII. Pero el Profesor Romanescu, de quien también tomamos más información, afirma que la Masonería judía tiene milenios, habiendo nacido durante el cautiverio en Egipto, como un modo secreto de organizar la rebelión. Yo creo que así es, en parte. Los judíos copian alguna organización esotérica de los Hierofantes y continúan con ella a través de toda su historia, en especial después de la Dispersión, o Diáspora. Y es en el siglo XVII, cuando Cromwell les permite la entrada en Inglaterra y favorece sus planes, que introducen la Masonería en ese país, superponiéndola a an­tiguas organizaciones gremiales de constructores, como la que habría existido en Escocia y donde Bruce dio refugio a los Templarios. De ahí toda esa sim­bología caballeresca medieval y templaria de algunos grados masónicos. El judío es un experto en robar banderas y adulterarlas a su favor. La misma técnica es también usada por la Iglesia Católica judía. Sin embargo, repi­támoslo, es muy posible que la Masonería haya entrado hace miles de años a Inglaterra con los judíos que, partiendo de África y siguiendo a los frisones, y luego a los fenicios, se infiltran entre los Druidas, introduciendo allí sus sacrificios sangrientos, como después lo harían entre los aztecas, en el "Nuevo Mundo". La infiltración y corrupción de Inglatera es ya muy anti­gua. La mayoría de los. llamados "Welsh" son judíos. Inglaterra, Engeland, "Tierra de Angeles", la Albión, de Albedo, la Tierra Blanca, resto de Hiper­bórea, se transforma en Britain, B´nai B´rith, de los judíos. Así, Cromwell no hizo más que permitir la entrada de refuerzos. El sueño de Hitler y de Rudolf Hess de arianizar Inglaterra era casi imposible de llegar a cumplirse en estos tiempos.Es desde Inglaterra de donde la Masonería judía se extiende por Europa, y, luego, a Norteamérica, a Sudamérica y a España. Todos los lla­mados "Padres de la Patria" y de la Independencia de las dos Américas, eran masones. Los de Chile pertenecieron a la "Logia Lautarina", en Londres.Tenemos un origen, una "cadena", un lazo casi imposible de romper, de superar. El judío sostiene la cuerda con sus dos manos. Bernard O'Hig­gins tenía como consejero a un rabino. Esto nadie lo ha sabido; por lo menos nadie lo ha dicho. Tal vez Pinochet lo supiera, pues, gran admirador de ese "Padre de la Patria", se ha buscado su propio consejero y Ministro rabínico, quien lo ha llevado al desastre, al igual que a O'Higgins. Porque los "Padres de la Patria" intentaron rebelarse tardíamente, como Simón Bolívar y el mismo Miranda, como San Martín y hasta O'Higgins (quien se interesara por la Estrella de Ocho Puntas, así como Pinochet por el Número 555). Y todos terminaron mal. No es bueno, no es sano hacer un pacto con el Dia­blo. Porque, al final, éste siempre gana.El objeto de estos apéndices, o anexos, es dejar en claro a los hitle­ristas, a los luchadores y camaradas, a los héroes de este Combate sin tregua en la Historia del mundo, los peligros que los acechan. Si alguien es ma­són, no podrá ser hitlerista ni revolucionario de verdad, pues se encuentra en las garras del Enemigo, deberá cumplir con sus designios, o perecer. Por ello, si alguien se hace pasar por "nacionalista", podrá hacerlo a su entero riesgo; como esos miembros ingenuos de "Patria y Libertad". Nombre toma­do de una Logia masónica por el masón que los dirigía. Si algunos "naciona­listas" con vínculos masónicos, alcanzaran hoy el poder en nuestra patria, producirían una catástrofe moral y una desilusión aún mayor que la de los militares con Pinochet. Pues habría jóvenes patriotas y nacionalistas inge­nuos que creerían en ellos, haciéndose a la idea de que, al fin, iban a poder realizar sus ideales. Una desilusión trágica más, que ya no resistiría el alma de la nación.Fueron los masones enquistados en las Fuerzas Armadas de Alemania y en la nobleza los que traicionaron al Führer, Adolf Hitler, llevándolo a la pérdida material de la guerra. Cumplieron los dictados del judaísmo. Y son hoy, por idéntica causa, los que mantienen aherrojada a las dos Alemanias. (3) Están destruyendo a la raza blanca sobre la Tierra.Filiales masónicas, aparentemente inocuas, hechas especialmente para agrupar y controlar al animal-hombre, a los Sudras, a los "animales con dos patas", como los llama el judío, son los clubes de Leones, los Rotarios, los "Boy Scouts", etcétera. Aquí caen todos los incautos, sin saber, en verdad, quién los dirige. Presidente del Lyon International era el judío Clarence L. Sturm. Y en Chile lo fueron hombres que en su tiempo pertenecieron al partido nazista, sin conocer lo que significaba estar dirigidos por un judío. No tenían idea de quién los controlaba en el fondo. En Chile no existe un pueblo o aldea, por muy apartado e insignificante que sea, donde a su entrada no se levante un monumento "Rotario", o de "Leones", para dar la bienvenida al visitante. Es un anuncio a los masones, mejor dicho, a los judíos, de que Chile les pertenece, y que allí serán muy bien recibidos. Hasta por el cura.

(1)El hombre clave, de enlace, para el Golpe de Estado de 1938, entre los nazistas chilenos y el Ejér­cito, era eltraidor masón Caupolicán Clavel. Ver mi libro "Adolf Hitler, el Último Avatara".(2) Este libro fue escrito y terminado antes del Plebiscito que puso fin al Gobierno del GeneralAugusto Pinochet.(3)Hoy reunificada bajo la dirección masónica de los socialdemócratas y democristianos, de las transnacionales,del consumismo capitalista, para servir los fines, para servir los intereses del mundialismo judío, teniendo que aceptar la mutilación de sus fronteras, conjuntamente con los planes para la desaparición de sus características nacionales y raciales, en una próxima Europa unificada, dentro del más puro estilo electrónico materialista, judeo-norteamericano.