Nacionalsocialismo

jueves, 21 de agosto de 2008

Los 25 puntos del NSDAP


1. Reivindicamos la reunificación de todos los alemanes, sobre la base del derecho de los Pueblos a la autodeterminación, a fin de crear una Gran Alemania.2. Reivindicamos para el Pueblo alemán la igualdad de derechos en relación con las otras naciones, la supresión de los tratados de paz de Versalles y Saint Germain.3. Reivindicamos espacio y tierras (colonias) que permitan alimentar a nuestro Pueblo y establecer en ellas nuestro excedente de población.4. No puede ser ciudadano, sino quien posee la cualidad de miembro de la comunidad nacional. No puede serlo sino quien tiene sangre alemana, cualquiera que sea su Confesión. Ningún judío, consecuentemente, podrá ser miembro de la comunidad nacional.5. Quien no es ciudadano no podrá vivir en Alemania más que en calidad de huésped y deberá atenerse a la legislación aplicable a los extranjeros.6. El derecho respecto a la conducción y creación de las leyes del estado debe recaer exclusivamente sobre los ciudadanos. Demandamos, en consecuencia, que la función publica, cualquiera que ella sea, en servicio del Reich, de un Land [estado o provincia] o de una comuna, sea reservado a los ciudadanos. – Luchamos contra la corrupción del régimen parlamentario, que distribuye los puestos únicamente según los intereses de los partidos, sin tener en cuenta del carácter y la capacidad de los candidatos.7. Demandamos que el estado se comprometa a interesarse en primer lugar en las posibilidades de trabajo y de vida de sus ciudadanos. Si no es posible alimentar al conjunto de la población, conviene expulsar del Reich a los sujetos pertenecientes a otras naciones (los no-ciudadanos).8. Es necesario impedir toda nueva inmigración de personas no-alemanas. Demandamos que todas las personas no-alemanas llegadas a Alemania desde el 2 de agosto de 1914 sean constreñidas a abandonar el Reich inmediatamente.9. Todos los ciudadanos deben poseer los mismos derechos y obligaciones.10. El primer deber de todo ciudadano debe ser el de ejercer una actividad intelectual o física. La actividad de los particulares no debe contrariar el interés general, sino que debe acomodarse dentro del marco del conjunto y para el provecho de todos.He aquí porqué reivindicamos:11. La supresión de los ingresos obtenidos sin trabajo ni esfuerzo. La abolición de la servidumbre de los intereses.12. En vista de los enormes sacrificios que toda guerra impone al Pueblo, tanto sobre sus bienes como sobre su sangre, debe considerarse como un crimen cometido contra el Pueblo el enriquecimiento personal debido a la guerra. Por esta razón, Reivindicamos la confiscación total de todos los beneficios de guerra.13. Reivindicamos la estatización de todas las empresas que han existido hasta el presente bajo la forma de Sociedades (Trusts).14. Reivindicamos la participación de los asalariados en los beneficios de las grandes empresas.15. Reivindicamos un generoso sostenimiento para los ancianos.16. Reivindicamos la creación y protección de una sana clase media. La transferencia a las comunas de todos los grandes almacenes y el alquiler a precios bajos de sus locales a pequeños industriales, la rigurosa atención de todos los pequeños industriales por la provisión por parte del Estado, de los Länder [estados o provincias] o de las comunas.17. Reivindicamos una reforma agraria adaptada a nuestras necesidades nacionales, la promulgación de una ley que sustente la expropiación sin contrapartida de los bienes raíces en provecho de empresas de utilidad pública. La abolición de la renta territorial y la prohibición de toda especulación con bienes raíces.18. Reivindicamos la lucha enérgica contra todos aquellos que por sus acciones causan daño al interés general. Los vulgares enemigos del pueblo, usureros, traficantes etc. deben ser castigados con la pena de muerte sin distinción de confesión y de raza.19. Reivindicamos la substitución del derecho romano, al servicio del orden mundial materialista, por un derecho germánico alemán.20. Con el objeto de permitir a todos los alemanes capaces y diligentes alcanzar un nivel de formación superior y acceder a puestos de responsabilidad, corresponde al estado emprender el desarrollo sistemático del conjunto de la educación del pueblo. Los programas de estudio de todos los establecimientos escolares deben adaptarse a las necesidades de la vida práctica. Siempre que las propias facultades lo permitan, la escuela debe alcanzar de los jóvenes que comprendan el sentido del civismo (instrucción cívica). Reivindicamos la formación, a expensas del estado, de los niños dotados intelectualmente de forma particular, pero nacidos de familias pobres, sin distinción de su pertenencia social o profesional.21. Corresponde al Estado mejorar la sanidad pública protegiendo a la madre y al niño, y prohibiendo el trabajo de los jóvenes, poniendo en acto todos los medios conducentes a promover la educación física, por la prescripción legal de la participación obligatoria a la práctica de la gimnasia y los deportes, y por el sostenimiento generoso de todas las asociaciones que se consagran a la formación física de la juventud.22. Reivindicamos la supresión de las tropas mercenarias y la creación de un ejército nacional.23. Reivindicamos la lucha legal contra la mentira política internacional y su propagación a través de la prensa. A fin de permitir la creación de una prensa alemana, reivindicamos que:a) todos los redactores y colaboradores de los periódicos publicados en lengua alemana deben ser miembros de la comunidad nacional.b) los periódicos no-alemanes deben tener, para ser publicados, la autorización expresa del Estado. Les estará prohibido ser impresos en lengua alemana.c) Toda participación financiera en periódicos alemanes o toda influencia sobre estos periódicos por no-alemanes debe ser prohibida por ley, y reivindicamos como sanción para los contraventores el cierre de tal periódico y la expulsión inmediata del Reich de todos los no-alemanes que hubieren cooperado.Los periódicos que se opongan al bien común deberán prohibirse. Reivindicamos la lucha legal contra una tendencia del arte y la literatura que ejerza una influencia desmoralizante sobre la vida de nuestro pueblo, como también la prohibición de manifestaciones que se opongan a las reivindicaciones expresadas más arriba.24. Reivindicamos la libertad, en nuestro Estado, de todas las confesiones religiosas, en la medida en que aquellas no pongan en peligro su existencia o no contravengan las concepciones morales de la raza germánica. El partido como tal sostiene el punto de vista de un cristianismo positivo, sin comprometerse confesionalmente, no obstante, con una religión determinada. Combate el espíritu judeo-materialista que está entre y fuera de nosotros, y tiene la convicción que la reconstrucción duradera de nuestro pueblo no puede hacerse que desde dentro, sobre la base del principio que el bien común está por encima del bien particular25. Para realizar todas estas reivindicaciones, exigimos para el Reich la instauración de un poder central fuerte.